El Castillo de Santa Bárbara cierra sus puertas por las obras de restauración

El Castillo de Santa Bárbara de Teguise, situado en la montaña de Guanapay y sede actual del Museo de la Piratería, ha cerrado sus puertas a partir de hoy miércoles, día 29 de enero de 2020, para acometer los trabajos de rehabilitación que experimentará fundamentalmente en las deterioradas fachadas exteriores del edificio.

La puesta en marcha del Proyecto básico y de ejecución de intervenciones en el Castillo de Santa Bárbara, Guanapay, Teguise, Lanzarote (ese es el nombre oficial de los trabajos) correrá a cargo de la empresa especializada en restauración de monumentos histórico-artísticos, Sustratal S.L.. Esta entidad presentó a finales del pasado año la propuesta mejor valorada para llevar a cabo la intervención, una oferta económica de 761.031 euros. Más de la mitad de la inversión licitada en su momento por el Ayuntamiento de Teguise contó con la subvención directa del Ministerio de Fomento.

Los trabajos a desarrollar durante las próximas semanas incluyen la rehabilitación de las fachadas exteriores del castillo, sillería y bases de muralla, así como el saneamiento de pluviales, impermeabilizaciones, albañilería, acondicionamiento de plataformas exteriores, pavimentos y sellados de plataformas superiores, carpinterías, cerrajerías, vidrios e instalaciones de electricidad e iluminación ornamental.

Destacada intervención en un castillo importante

El Castillo de Santa Bárbara está situado en el Volcán de Guanapay, en la Villa de Teguise, alzado a partir de un antiguo torreón construido a comienzo del S.XIV por Lancelotto Malocello.

En 1571 el capitán Gaspar de Salcedo añadió los dos cúbelos que completan la planta romboidal del refugio. Luego, Leonardo Torriano cursaba una visita oficial al recinto y proponía en 1591 algunas mejoras.

Su actual aspecto data de unas obras que se terminan en el año 1596.

Durante el S.XIX esta vieja fortaleza estuvo completamente abandonada y utilizada como palomar militar hasta 1899.

En 1991, el castillo se convirtió en un documentado museo dedicado a la emigración canaria hacia América, donde sus muros de piedras guardaban una exposición etnográfica de importancia (cartas, pasaportes, mapas, comendaticias, documentos, barcos, recuerdos y enseres) que buscaba recordar a aquella gente anónima que se vio obligada a abandonar las islas por miseria.

Finalmente, a partir del año 2011 el Castillo de Santa Bárbara afrontaba una nueva etapa, transformándose el museo en un espacio ilustrado que ahondaba en la historia de la piratería en Canarias: nacía entonces el Museo de la Piratería. Este cambio en la propuesta museística se basó en la idea evidente de que la mayor parte de la historia del edificio ha venido marcada por las sucesivas invasiones de piratas y corsarios en la Villa de Teguise.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Anónimo dice:

    El pueblo de Lanzarote le llamó castillo de Guanapay de toda la vida, mantengamos los recordatorios de nuestra toponimia Guanche, al menos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies