Le declaran la “guerra” a la vinagrera

Los ayuntamientos de Yaiza y Tinajo, junto al Cabildo Insular,  el IES Zonzamas, el Parque Nacional de Timanfaya  y la empresa Tragsa impulsan estos días un programa para evitar la extensión de la planta invasora vinagrera (Rumex lunaria).

La vinagrera es un arbusto perenne de color verde intenso, con formas almohadilladas semiesféricas, que florece de octubre a mayo y fructifica entre diciembre y julio. La especie fue traída de la isla de El Hierro y, en su momento, era muy usada en Lanzarote como forraje para el ganado caprino.

Ahora, seis entidades unen recursos para desarrollar un programa de control y erradicación de esta planta en las inmediaciones del Parque Nacional de Timanfaya, que compromete territorio municipal de Yaiza y Tinajo.

Los trabajos, dirigidos y supervisados por expertos en la materia y ejecutados por alumnos del IES Zonzamas de Formación Profesional en la especialidad de Educación y Control Ambiental, comenzaron este pasado martes en una zona próxima al pueblo de Yaiza.

Ayer estaban por allí el alcalde de Tinajo, Jesús Machín, y el concejal de Medio Ambiente de Yaiza, Óscar Noda. “Los estudiantes del Zonzamas aplican sus conocimientos en técnicas de control ambiental y el programa además explica a la población qué se hace para que sea cómplice del objetivo de control y erradicación”, apuntaba Óscar Noda.

Óscar Noda y Jesús Machín visitaban la zona el martes.

Explican los promotores de la campaña que la vinagrera es una planta que atenta contra las especies endémicas de Lanzarote y contra el paisaje insular, sobre todo se identifica como un arbusto que amenaza especialmente a Timanfaya y sus alrededores.

La campaña de concienciación incluirá solicitar la colaboración ciudadana para el control de la proliferación de la especie en terrenos.

Los técnicos recomiendan la actuación en los terrenos próximos a la carretera LZ-67 que conecta el Parque Nacional con los núcleos de población de Yaiza y Tinajo, así como de la variante que rodea Yaiza, ya que en estos terrenos se asienta preferentemente la especie y, al paso de los vehículos, se generan corrientes de aire que favorecen la dispersión de los frutos y, con ello, la colonización de nuevos territorios.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies