El proyecto de compostaje en colegios alcanza a más de 2.000 escolares

Desde el pasado mes de octubre, más de 2.000 alumnos/as de 37 centros educativos de Lanzarote están participando en la Red de Compostaje Escolar, desarrollada por el Cabildo de Lanzarote a través de Lanzarote Recicla dentro del Proyecto RECICOLE

De este modo, a lo largo de todo el curso el alumnado ha aprendido a elaborar su propio compost, desarrollando el compostaje en la escuela como una herramienta fantástica para introducir a niños y jóvenes en la reducción de los residuos, mediante el aprovechamiento de los restos vegetales del colegio, como la fruta, verdura, hojas secas, etc.

Los alumnos y alumnas han comprendido el ciclo de la materia orgánica de una manera práctica y didáctica, realizando un seguimiento de todo el proceso, participando y responsabilizándose del mismo, según subrayan sus organizadores.

Para el desarrollo de esta iniciativa, cada centro escolar ha recibido diferentes recursos como una compostera, un aireador, un panel indicativo del “Rincón del Compostaje”, una ficha didáctica del proceso y una copia de la “Guía Básica de Compostaje en Lanzarote”.

Posteriormente, la actividad, que se ha desarrollado a lo largo de todo el curso, ha contado con tres fases. La primera de ellas ha consistido en un taller práctico de compostaje para explicar al alumnado qué es el compost, los seres vivos que lo hacen posible y cómo elaborarlo en la escuela.

En la segunda fase ha tenido lugar el desarrollo del compostaje en la escuela.

A la compostera

Así, las clases participantes han aprovechado sus propios restos vegetales (restos de fruta del desayuno, verdura del comedor o de casa, hojas del jardín) añadiéndolos a la compostera. Además se han encargado de manejar el contenido de la compostera mediante el riego y el aireado. Esta fase ha contado además con el apoyo y la supervisión de los técnicos de Lanzarote Recicla.

En la tercera y última fase, el alumnado ha participado en el taller de cernido del compost, uno de los pasos más emocionantes para los participantes, ya que pueden ver el resultado de su trabajo y conocer el tacto suave del compost, su olor a tierra mojada como el bosque, así como descubrir algunos de los seres vivos que habitan en el compost como las tijeretas, las cochinillas de la humedad o los escarabajos.

El compost obtenido es utilizado en el propio huerto de cada colegio o repartido entre los alumnos participantes.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies