Clean Ocean Project rechaza el proyecto de “megapuerto” para Corralejo

La organización no gubernamental Clean Ocean Project confirma hoy que recurrirá a la Comisión Europea para denunciar la ampliación del puerto de Corralejo proyectada desde 2021 por la Viceconsejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias.

Denuncian en un comunicado que “el megapuerto” diseñado responde “una visión obsoleta y de alto impacto ambiental totalmente contraria a los preceptos de sostenibilidad y de protección ambiental establecidos por normativas vigentes”.

La organización no gubernamental afirma que existen “graves e irreversibles impactos ambientales del megapuerto”, y reclama hoy al Ejecutivo canario y a las instituciones de Fuerteventura el cierre del expediente y la caducidad definitiva del denominado “Proyecto Técnico de Nueva Dársena Comercial en el Puerto de Corralejo, T.M. de La Oliva, Isla de Fuerteventura”, por ser totalmente, dicen, “incompatible con la legislación ambiental europea, estatal y canaria, por el sobredimensionamiento de la infraestructura proyectada con una financiación pública del todo innecesaria, y por el oscurantismo, falta de transparencia y presuntas irregularidades que esta ONG ha detectado en la gestión de los anteriores responsables gubernamentales de este proyecto”.

Informes ambientales

De hecho, añaden, en un informe redactado por el Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Canarias en noviembre de 2022 sobre el proyecto del megapuerto, se concluye literalmente que: “En caso de ejecutarse el proyecto, respecto a la fase de obras del mismo, se debería asumir que la turbidez y sedimentación de finos afectase a una amplia zona con presencia de los hábitats de interés comunitario 1170 Arrecifes, 1110 Bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina poco profunda y 8330 Cuevas marinas sumergidas o semisumergidas, además de a multitud de especies con distintos grados de protección. Por todo ello se puede concluir que de llevarse a cabo la ejecución de este proyecto, en los términos recogidos en la documentación presentada, afectará gravemente a la protección y conservación de los componentes de biodiversidad allí existentes. Estos impactos se sumarían a los derivados por la construcción del Puerto actual, cuya afección sobre los hábitats presentes en el entorno no posibilita la recuperación a su estado previo, ni se ha realizado la restauración necesaria, como debería ser la responsabilidad de esta administración según dicta la legislación vigente. La ampliación planteada implicaría, sobre un entorno ya deteriorado, un impacto de graves e irrecuperables consecuencias”.

Por otro lado, Clean Ocean Project no acepta que las alegaciones presentadas al megapuerto por diferentes entidades en el periodo de exposición pública del proyecto abierto por la Viceconsejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias hayan sido evaluadas y respondidas por la misma empresa privada que redactó el Estudio de Impacto Ambiental, según Clean Ocean Project.

“Tampoco se entiende”, argumentan, “que la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria haya emitido en junio de 2022 un informe sobre la ampliación del puerto que no fue sometido a consulta pública y en el que se afirmaba que “no se producirán efectos negativos” “sobre la presencia y distribución de las especies y hábitats marinos prioritarios”, una valoración opuesta a la emitida por el órgano ambiental del propio Gobierno de Canarias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies