No es una cuestión de pistoleros, mercenarios del periodismo

No somos partidarios de ventilar lo que podrían calificarse como campañas mediáticas hacia uno y otro lugar, que las hay; promovidas, eso sí, por unos y por otros.

Pero no nos gustan las referencias despectivas hacia ningún grupo empresarial periodístico, por muy lejos que estemos de sus postulados o formas de ejercer la profesión. Si tenemos una opinión sobre el asunto, la vertemos con los nuestros y en casa, porque perro no come perro.

Pero un cargo público, por la responsabilidad de su puesto, parece que debe tener un plus de prudencia y, con más motivo que ningún otro ciudadano, enterrar de argumentaciones estos enfrentamientos que poco interés tienen para los administrados, inmersos más bien en el quehacer diario, diseñando las semanas para saldar facturas y llegar a final de mes.

Este tipo de choques no añaden nada, no suman, sólo aportan más ruido y tampoco interesan.

En ninguna otra Isla de Canarias observaremos enfrentamientos tan radicales entre algunos políticos y medios informativos; y no porque no existan, sino porque no se ventilan en uno y otro foro mediático. Eso era propio de otros tiempos.

manipulacion-mediatica2

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies