Los “pecados” judiciales de Galindo

El senador por Lanzarote, José Ramón Galindo (Podemos), desvela los detalles de un nuevo incidente policial que protagonizó en Fuerteventura y que, como otros dos ya conocidos, desembocaba en los tribunales y en su absolución.

En una nota de prensa inusitada, por poco habitual, el senador lanzaroteño asegura que conviene que sea el mismo quien relate las acusaciones delictivas que sufrió en el pasado, “para evitar malentendidos y manipulaciones interesadas”, dice.

Moncho Galindo

Y estos son los “pecados” de Galindo:

  • “Detenido en 2008 por presunto tráfico de drogas, si bien el juez entendió que no había motivos para celebrar el juicio y archivó directamente la causa, por lo que quedó demostrado que las acusaciones no eran ciertas”.
  • “Posteriormente, en el año 2012, fui condenado a pagar una multa de 60 euros por una discusión con un policía local, que vestía en ese momento de paisano. (Estas dos noticias ya han sido publicadas en las últimas semana”).

Y el que desvela él mismo este sábado

“Existe un suceso, ocurrido en el año 2010, que deseo dar a conocer para poner fin a los rumores y versiones malintencionadas. En ese año, en la localidad de Corralejo, Fuerteventura, me encontraba con un grupo de amigos de unas 20 personas caminando por la calle al regreso de un concierto, cuando una de ellas rompió el cristal de una cabina telefónica”, dice.

“Muy cerca se encontraba otro grupo de personas, una de las cuales, sin previo aviso ni mediar palabra alguna, me agredió, dándome un puñetazo en la cara y produciéndome un derrame interno en el ojo. Al ser agredido, se formó entre ambos grupos una trifulca, que duró unos quince segundos, tal como aseguraron en el juicio los dos policías locales que presenciaron los hechos y que testificaron en el juicio”.

En el momento en que los policías locales procedieron a la identificación de las personas involucradas en la trifulca fue cuando tuvieron conocimiento, asegura, de que dos de ellos eran guardias civiles, ya que iban vestidos de paisano”, declara.

“En el juicio que tuvo lugar en el año 2011, que se centró en las actuaciones de la persona que iba en nuestro grupo y que causó los daños a la cabina telefónica, fui absuelto de las acusaciones presentadas, una falta de daños y lesiones y un delito de atentado a la autoridad”, concluye

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies