Bomberos rescatan a un hombre subido a una grúa con intenciones suicidas

La intervención este domingo de los equipos de emergencias lanzaroteños evitó que un hombre subido a una grúa de construcción del Hotel Fariones (Puerto del Carmen-Tías), con claras intenciones suicidas, cometiera una temeridad y se lanzara al vacío.

En el operativo de rescate, que se prolongó durante más de dos horas, intervenían efectivos del Consorcio de Seguridad y Emergencias, de la Policia Local, Policía Autonómica, Guardia Civil, Protección Civil y Servicio de Urgencias Canario (SUC).

Una vez en el lugar, las unidades de rescate recabaron información del presunto suicida, un ciudadano extranjero (inglés). Luego se establecía una zona de trabajo con dos bomberos que accedían a la grúa, dejando un bombero como preventivo a pie de la misma.

Uno de los bomberos se dirigió hasta una zona visible para el presunto suicida, acompañado de su pareja y con ayuda de un megáfono para conversar con él. Intentaron convencer al sujeto de que desistiera y que volviera sobre sus pasos hasta la plataforma de la grúa, donde aguardan los bomberos; pero no colaboraba.

Momentos de tensión

En uno de los intentos por parte de los bomberos de acercarse a él, éste comenzó a zarandear la grúa, desistiendo los intervinientes hasta que se tranquilizó. Durante la intervención, sus rescatadores observaron que el hombre llevaba atado al cuello una cuerda, que finalmente era un cable de televisión.

Posteriormente, tal y como detallan desde el Consorcio de Emergencias, decidieron acceder a la terraza del hotel para un mejor posicionamiento, para poder animarlo de nuevo a que abandonara sus intenciones suicidas, que continuamente él le exponía a su pareja y que tenían que ver -presuntamente- con la mala situación económica por la que pasaban sus negocios.

Tras varios intentos, insistían sus rescatadores en que no iría arrestado, y es en ese momento cuando precisamente comienza a colaborar, quitándose el cable del cuello y regresando hasta la plataforma donde lo esperan los dos bomberos.

Una vez en zona segura, le colocaron un arnés de descenso para asegurar la bajada por la escalera de la grúa. Y una vez en abajo de la grúa y en zona segura, se le proporcionaba una mascarilla, una manta térmica y se le trasladaba hasta la ambulancia del SUC.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 15 febrero, 2021

    […] consejero y presidente del Consorcio de Seguridad, Francisco Javier Aparicio, ha explicado que en torno a 1.000 dependientes, tanto de Lanzarote como […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies