Las tuneras conejeras dan forma a la hamburguesa del Jardín del Cactus

La Fundación Benetton Studi Ricerche entrega esta semana en Italia al Jardín del Cactus de Lanzarote el “Premio Internacional Carlo Scarpa para jardines”, una distinción que busca resaltar la cultura de la “gestión del paisaje”, un reconocimiento que premia un equilibrio entre la conservación y la innovación, según sus organizadores.

Coincidiendo con este Premio, los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote han decidido incorporar una nueva propuesta gastronómica al más joven de sus centros, una hamburguesa de cactus.

No es nada habitual la idea; de hecho, sus promotores señalan que “es la primera de su tipo en España, y fusiona el producto estrella de la comida rápida norteamericana con el uso culinario de la planta”.

¿Cómo se hace?

Esta nueva hamburguesa del Jardín del Cactus está hecha con pan de tomate, a la que añaden salsa de yogur de cabra con queso ahumado y rúcula, elaborada a partir de ingredientes cien por cien denominación de origen Lanzarote, esto es, 50% de tunera y 50% de papa, cebolla y millo.

Elaborada por una cooperativa de productores de San Bartolomé a partir de tuneras de Teguise, la hamburguesa de cactus que se ofrece en el centro norteño combina los principales vegetales que se dan en la isla.

La hamburguesa de cactus es apta para vegetarianos, celíacos en su versión sin pan, e intolerantes a la lactosa, los huevos y los frutos secos.

Incorporamos esta propuesta culinaria porque creemos firmemente en que esta readaptación de un cultivo tradicional a lo contemporáneo contribuye a garantizar una experiencia plena y memorable para todos los sentidos del visitante del Jardín de Cactus” apunta el consejero de Turismo del Cabildo de Lanzarote, Echedey Eugenio, que confía en “el éxito de un producto que nos diferencia y se alinea con el esfuerzo que estamos realizando para poner en valor nuestro sector primario insular”.

El cactus y los superfoods

El uso del cactus en la dieta alimentaria se remonta a tiempos precolombinos. Ya los aztecas lo empleaban en su dieta habitual, junto a los ahora populares granos de quinoa y semillas de chía, todos ellos conocidos como superfoods por la cantidad de beneficios que reportan al ser humano. Y es que el cactus ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre, disminuye el colesterol, limpia los vasos sanguíneos, barre el colon, protege el hígado, suaviza el estómago, fomenta la sensación de estar saciado y reduce el dolor de cabeza provocado por el alcohol.

El cactus contiene niveles inusualmente altos de taurina, un aminoácido esencial que participa en diferentes procesos bioquímicos y que se encuentra comúnmente en las bebidas energéticas. Además, realiza una notable aportación de antioxidantes al organismo. 

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies