La semana en la que las camareras de piso se rebelaron

Los positivos datos de ocupación turística en las Islas han chocado en los últimos años con la calidad del empleo; y en esta comparativa las camareras de piso ocupan un lugar destacado. Esta semana, también, y no sólo en Canarias, las que limpian -las “kelis”- se han rebelado.

La intervención de Noemí Santana en el Parlamento autonómico (portavoz de Podemos) vino a convertirse en uno de los alegatos más claros en su defensa, defendiendo una proposición no de ley (PNL) para la mejora de las condiciones laborales en el sector turístico de las Islas que recibió el apoyo unánime de la Cámara. Aunque no es la primera ocasión en la que se solicita al Ejecutivo un control y mejora de esta situación en el sector.

La parlamantaria lanzaroteña de Nueva Canarias, Gladys Acuña, también emitió su argumentación favorable a denunciar el asunto, señalando que la Comunidad “sí tiene herramientas normativas para intervenir” en la precariedad laboral de las “kelis”.

Noemí Santana aseguró que “las condiciones en las que trabaja gran parte de las camareras de piso roza la esclavitud”, y la sobrecarga de trabajo de las mujeres que desempeñan estas funciones y resaltó los daños físicos asociados, “resultado de limpiar entre 18 y 26 habitaciones cada día por sueldos que, en algunos casos, ni llegan a 1 euro por habitación.”

La portavoz de Podemos exigió la derogación de la Reforma Laboral del Partido Popular, que permite el incumplimiento de los convenios colectivos a través de la externalización de los servicios.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies