La Policía Local de Arrecife denuncia la actividad de un taller clandestino

Un taller de mecánica clandestino ha sido denunciado en Arrecife por efectivos de la Policía Local tras realizar una inspección. La actuación policial, llevada a cabo por los agentes adscritos a la Unidad de Documentoscopia (UDOC), se ejecutó el pasado mes de mayo tras tener sospechas de que se pudiera estar realizando su actividad de manera irregular.

En el interior de localizaron tres vehículos que estaban siendo reparados, así como más de una decena de motores y gran cantidad de repuestos y herramientas.

Según confirman hoy desde el Ayuntamiento de Arrecife, durante la inspección los agentes comprobaron que el responsable de la actividad carecía de las autorizaciones administrativas correspondientes.

En el interior de localizaron tres vehículos que estaban siendo reparados, así como más de una decena de motores, gran cantidad de repuestos y herramientas propias de este tipo de actividad.

Los policías también determinaron que el taller tampoco se encontraba dado de alta en el Registro de Producción y Gestión de Residuos. Y en la inspección ocular observaron que el responsable estaba haciendo uso de los diferentes desagües del baño para desprenderse de residuos generados por la actividad, lo que supone un grave riesgo medioambiental, según subrayan los agentes actuantes.

Perjuicio para la actividad del sector

Según las cifras aportadas por la Confederación Española de Reparación de Automóviles y Afines (CETRAA), los talleres ilegales en España son un problema que continúa a lo largo de 2019. Desde 2012 hasta 2018, se calcula que esta oferta clandestina ha supuesto unas “pérdidas económicas” al sector de 3.500 millones de euros para el sector.

Esta asociación también señala que “lo preocupante es que la actividad del taller ha caído un 20% de media y ha obligado a muchas instalaciones a echar el cierre, dado que los ilegales no pagan impuestos ni cotizaciones sociales de sus trabajadores, ni aplican el 21% del IVA y por lo tanto, no lo ingresan en el erario público”.
 
Además, la actividad clandestina también origina un riesgo para la seguridad vial por la dudosa calidad de las reparaciones y de los materiales y recambios utilizados, sin que tampoco den garantía de reparación al consumidor, señalan desde CETRAA.
 
Al igual que el taller denunciado en esta ocasión, este tipo de establecimientos ilegales suele carecer de cualquier medida de seguridad industrial contra incendios, así como de seguros de responsabilidad civil. Esto provoca que ante cualquier daño que se produzca al vehículo, el consumidor tampoco podrá reclamar indemnización alguna.

One Response

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies