La Guardia Civil investiga al dueño de Tata por un delito de abandono

La Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil inició la pasada semana la investigación de una persona, de iniciales J.L.A.R., de nacionalidad española y de 48 años de edad, como presunto autor de un delito relativo a la protección de la fauna, al supuestamente abandonar a una hembra de podenco canario -de nombre Tata- que presentaba lesiones en los ojos, tres fracturas craneales e infección en la cabeza.

La investigación se inició día 19 de noviembre, al tener conocimiento las fuerzas de Seguridad a través de las redes sociales del hallazgo de un podenco en la localidad de Arrecife, con graves heridas en la cabeza.

Inmediatamente el SEPRONA de Lanzarote, junto con la Unidad de Protección Animal de la Policía Local de Arrecife, iniciaron las correspondientes pesquisas policiales para el esclarecimiento de los hechos, identificando al dueño del animal a las pocas horas de su hallazgo a través del microchip, relatan desde la Benemérita.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes día 20, por la tarde ,cuando un ciudadano vio al animal herido en  la carretera y lo trasladó a una clínica veterinaria para ser atendido. Posteriormente una asociación protectora de animales denuncia los hechos en una conocida red social, aportando fotografías del estado de la podenco hembra, momento en el que el Seprona tiene conocimiento de lo sucedido.

perra Tata

Recibidas las primeras informaciones e indagaciones, según relata la Guardia Civil, la Patrulla del Seprona se pone en contacto con la asociación protectora y el centro veterinario donde había sido ingresada. Según especifica el informe aportado por el facultativo, “dichas lesiones se habían producido al menos 72 horas antes de su hallazgo”.

Entre las lesiones más destacadas, el animal presentaba pérdida de ambos ojos, tres fracturas craneales y heridas contaminadas con larvas de mosca, con grave infección en la cabeza.

Tata, nombre que recibe esta podenco hembra en la base de datos de Zoocan, fue intervenida quirúrgicamente y le extirparon los ojos, a lo que hasta el momento esta respondiendo favorablemente a su evolución, quedando su custodia a disposición judicial.

Cuatro dueños en seis meses

Cabe destacar que el animal en los últimos seis meses contó con cuatro propietarios diferentes, todos ellos utilizaron a la referida podenco para la caza.

Por ello las penas que puede contemplar el delito de abandono de animal -peligrando la integridad del mismo- oscilan entre multa de 1 a 6 meses, y se podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año en el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales, aclaran desde el Seprona.

El propietario del animal, junto con las diligencias originadas por la investigación, ha quedado a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Arrecife.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies