Expertos de la Estación Biológica de Doñana marcan 20 nuevos guirres

guirre

Existen cinco parejas reproductoras del guirre (Neoprhon pernocterus) en Lanzarote, asentadas en los últimos años; unos ejemplares que se suman a las más de 50 parejas ya consolidadas en Fuerteventura.

La conservación de esta especie ha encontrado un punto básico de apoyo en el proyecto para el estudio y recuperación del guirre en Fuerteventura, puesto en marcha en 1999, cuando sólo subsistían allí 20 parejas.

El director de la Estación Biológica de Doñana, José Antonio Donázar, explica que “actualmente calculamos unos 277 ejemplares de distintas edades entre ambas islas, las únicas de Canarias donde se conserva esta especie”, que está considerada en peligro de extinción en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

Fruto del Convenio de colaboración entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Comunidad Autónoma de Canarias, entre los días 10 y 25 de septiembre pasado, técnicos de la Estación Biológica de Doñana (EBD–CSIC), con el apoyo de la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno canario y del Cabildo de Fuerteventura, han procedido al marcaje de estos 20 ejemplares de guirre, dotándolos con emisores eob-s GPS GSM/GPRS.

Esta actuación, nos explican, cuyo coste ha ascendido a casi 41.000 euros, está encaminada a mejorar los conocimientos sobre la biología y ecología del animal en las islas orientales. El marcaje forma parte de un Proyecto más amplio, financiado con fondos FEDER, que conlleva la realización de múltiples actuaciones de conservación sobre especies amenazadas, tanto de flora como de fauna, en especial las que constituyen elementos prioritarios para Europa y la Red Natura 2000.

Con los 20 emisores colocados, el número de individuos dotados con estos dispositivos asciende a 46 (el 17% de la población actual de guirres), gracias a lo cual se complementa el proceso de identificación y marcado tradicional con anillas metálicas y de color que la EBD–CSIC viene realizando desde el año 1999.

Todo ello supone que, en la actualidad, el 90% de la población de este taxón endémico amenazado, constituida por tan sólo 277 individuos, esté perfectamente identificado.

Para qué se utilizará la información

La implantación de estos emisores en guirres adultos y subadultos permitirá el análisis pormenorizado del comportamiento de cada ejemplar y el uso que hace del territorio, así como la determinación de las estrategias de dispersión y del reclutamiento poblacional.

Sin duda, la información generada será de gran utilidad en la evaluación del posible impacto de actividades, obras y proyectos, y facilitará el establecimiento de medidas para prevenir y reducir la mortalidad asociada a tendidos eléctricos y parques eólicos, así como para la gestión de los recursos tróficos mediante una apropiada aplicación del Real Decreto 1632/2001, de 14 de noviembre.

Según los expertos, los resultados que se obtengan contribuirán de forma significativa a la hora de redactar e implementar un nuevo Plan de recuperación para esta especie protegida, gracias a la estrecha colaboración entre la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias y el Cabildo de Fuerteventura para la conservación del guirre en nuestro Archipiélago.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies