Conocimos a Olivina, la pequeña niña isleña de lágrimas verdes

olivinaEs una leyenda infantil que muchos hemos oído, con distintos nombres del o la protagonista. Pero esta vez era el turno de divulgarla de nuevo entre los pequeños y bajo la versión literaria de Mahr Betancort.

En la tarde del viernes la biblioteca infantil capitalina descubrió “La leyenda de las Lágrimas Verdes de Olivina”, de manos de su autora, Mahr Betancort, quien compartió el romántico origen de la piedra de olivina en Lanzarote, tan ligada al Parque Nacional de Timanfaya y a los orígenes volcánicos de la Isla.

Acompañada por su público, por el alcalde de Arrecife, José Montelongo, y por el concejal de Cultura, Rafael Juan González Robayna, Mahr Betancort compartió su mágica historia.

Y es que cuenta la leyenda que estas piedras de origen volcánico se formaron por las lágrimas de pena de la pequeña Olivina.

OlivinaLa niña había perdido un cordero, de su abuelo enfermo, habiéndose despeñado el animalito por un acantilado. En el camino de vuelta la pequeña se paró junto al mar y comenzó a llorar.

Lloraba con tanta pena que sus lágrimas eran tan verdes como sus ojos. Esto conmovió a la Diosa Timanfaya, quien ordenó a las gaviotas a recoger las lágrimas de la orilla y llevarlas a lo alto de las montañas. Allí se mezclaron con la tierra dando lugar a esta piedra, símbolo del sufrimiento humano.

Este relato, que ya fue presentado en la Feria del Libro de este año 2015, mezcla la mitología con la realidad y la fábula, para dar vida a una historia en la que se coquetea con mitos y verdades.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies