El alquiler vacacional se desmarca de la falta de oferta para arrendar

Con la reactivación económica, la falta de casas de alquiler en las Islas ha disparado las críticas a la supuesta influencia que las viviendas vacacionales tienen en esta carencia. En las últimas semanas, han sido varios los alcaldes lanzaroteños que han lanzado la voz de alarma sobre la escasa oferta de viviendas de alquiler que existe en sus municipios, y los responsables de inmobiliarias conocen de primera mano lo complicado de encontrar espacios familiares habilitados para el arrendamiento. De hecho, agentes del sector explican que el overbooking que se está viviendo en las zonas turísticas ha comenzado a colmatar los alquileres en zonas como Arrecife.

El alcalde Marci Acuña, en Haría, o Gladys Acuña, en Yaiza  (Yaiza es el segundo municipio de la provincia con más oferta de viviendas vacacionales) ya han señalado esta realidad, y han apostillado la conveniencia de encontrar salidas para que los ciudadanos que intentan encontrar residencia para trabajar en sus municipios lo puedan hacer alquilando en el lugar. Mientras, desde la patronal turística insular se ha apuntado directamente hacia los efectos “nocivos” del alquiler vacacional en la Isla.

Se trata de un fenómeno genérico en las Islas ya que, por ejemplo, desde Los Cristiano hasta Los Gigantes, en Tenerife, es casi misión imposible encontrar un alquiler.

Sin embargo, desde la Asociación Canaria de Alquiler Vacacional de Canarias se tiene una visión distinta y que no los sitúa como protagonistas. Consideran desde ASCAV que existe un elevado número de viviendas abandonadas, también “muchísimas propiedades en manos bancarias” que no entran en el mercado.

Fuentes del colectivo explicaban esta mañana que hay prohibiciones de explotación por parte de los propietarios, y rechazan que se afirme que no existen casas, “cuando mucha gente las tiene cerradas a la espera de regulación”, dicen. También aclaran que sólo el 12% de las segundas viviendas de familias existentes en la región son destinadas a esta actividad.

Canarias y Baleares esperan regulación

Y es que Aptur Baleares y Ascav, asociaciones de ambos archipiélagos que suman más de un millar de socios y representan a más de 75.000 viviendas, se han unido en su batalla para conseguir una regulación del alquiler vacacional.

Ambos archipiélagos son potencias y referentes de turismo a nivel mundial, y con similares características por la fragmentación de territorio.

Afirman desde ASCAV que “ante la desidia de ambos Gobiernos en dar cobertura legal a una realidad latente y en crecimiento y en pro de dar seguridad jurídica no sólo a los propietarios e intermediarios de las viviendas, sino también a los millones de turistas que eligen anualmente esta modalidad de alojamiento en ambos archipiélagos, comienzan su andadura conjunta solicitando audiencia ante la Secretaria de Estado de Turismo, Matilde Asián”, un encuentro que intentaba reactivar un Decreto regulador que lleva dos años haciéndose esperar.

En Haría, el alquiler vacacional vive estos días su Edad de Oro.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Majalulo dice:

    ¿ Y de todas esas viviendas, cuantas están legalizadas para dicha actividad ?. Ni un 1 %.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies