Es desolador el estado del palmeral en ciertas zonas ajardinadas

El tratamiento universal para erradicar de las palmeras lanzaroteñas la Diocalandra frumenti y otras insistentes plagas comenzó hace unos meses, promovido por el Ejecutivo autonómico.

Pero la realidad es evidente, y era predecible además: una parte del rico palmeral isleño no ha superado esta crisis vegetal provocada por los parásitos. Decenas de ejemplares repartidos por la geografía insular están completamente muertos y secos en su interior, como se diría coloquialmente.

A modo de desolador ejemplo, un lector no envía unas imágenes tomada recientemente en la amplia zona ajardinada que da acceso al campo de golf de Puerto del Carmen, en el municipio de Tías. Allí, varias decenas de estas palmeras canarias esperan a ser retiradas y quemadas porque no se podrán recuperar.

Tal y como recuerda nuestro lector, parece claro que la imagen de una Reserva de la Biosfera no es buena con esta vegetación moribunda descomponiéndose con el paso del tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies