Desmantelado un grupo criminal que traficaba con unas 10 toneladas de hachís al año entre las islas

La distribución entres las islas la realizaban a través de envíos por grupaje en empresas de paquetería y luego la trasladaban en furgonetas de alquiler.

Agentes de la Policía Nacional en las islas, de forma conjunta con la Vigilancia Aduanera de Canarias, han detenido a un total de 31 personas en una de las que definen como “mayores operaciones contra el narcotráfico llevadas a cabo en las Islas Canarias”, según apuntan desde la Jefatura Superior de Policía de la región.

Los arrestados conformaban un grupo criminal dedicado a la introducción de importantes cargamentos de hachís procedentes de las costas de Marruecos y a su distribución entre las islas.

Se han intervenido tres toneladas de hachís, más de 100.000 euros en efectivo, dos embarcaciones de recreo, varios vehículos de alta gama y gran cantidad de efectos relacionados con la actividad delictiva.

28 de los detenidos han ingresado en prisión, según confirman desde la Policía.

Para distribuir la droga entre las islas utilizaban el sistema de envíos por grupaje en empresas de paquetería que, a diario, se despachan entre islas donde camuflaban los cargamentos de droga.

La organización, liderada por un histórico narco canario que ejercía un férreo control, estaba estructurada para alijar con seguridad en diferentes puntos del litoral y distribuir posteriormente el hachís.

Además no dudaban en demostrar su capacidad empleando todo tipo de violentas y coercitivas medidas, como el homicidio con arma de fuego ocurrido el pasado mes de agosto del 2017.

Unas 10 toneladas al año

La investigación comenzó en el mes de junio del 2017 cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo criminal dedicado al tráfico de hachís en las Islas Canarias.

Tras varias gestiones se pudo constatar que se trataba de un entramado dedicado a la importación de sustancia estupefaciente desde Marruecos utilizando embarcaciones neumáticas. Liderados por un histórico narco canario, introducían importantes cargamentos –se estima que unas 10 toneladas al año- gracias a una clara y férrea estructura que les permitía alijar la droga con seguridad y rapidez.

Posteriormente transportaban la droga entre islas, utilizando el sistema de envíos por grupaje en empresas de paquetería donde camuflaban los cargamentos de droga entre la diferente mercancía que diariamente se despacha interinsularmente. Para ello se servían de un equipo de personas con funciones definidas y que se encargaban de preparar los envíos y de recogerlos en destino.

La banda estaba estructurada para alijar con seguridad en diferentes puntos del litoral la droga procedente de Marruecos y distribuir posteriormente el hachís.

17 detenidos en plena descarga

Tras varias gestiones, los agentes detectaron la próxima llegada de una embarcación al puerto pesquero de San Cristóbal y procedieron a su interceptación durante la madrugada.

Los agentes intervinieron los 1.500 kilos de droga que transportaban y detuvieron a 17 personas en pleno proceso de descarga.

La intervención policial fue complicada debido al elaborado sistema que la organización ponía en marcha en los alijos, cortaban las calles del barrio y extraían los fardos en apenas cinco minutos dificultando la reacción policial.

Igualmente fue abortada otra descarga de hachís, esta vez en el tinerfeño puerto de Garachico, interviniendo 500 kilos de estupefaciente que transportaban ocultos en compartimentos de la embarcación y arrestando a tres individuos.

Además, en otra intervención fueron localizados otros 400 kilos de hachís previos a su despacho en la capital tinerfeña.

Distribución interinsular

Tras ello, los agentes centraron la investigación en la distribución interinsular del estupefaciente una vez ya alijado en costas canarias. Los investigados camuflaban la droga entre la mercancía que se despacha diariamente y, una vez en su punto de destino, era trasladada por carretera en furgonetas de alquiler utilizando vehículos lanzadera para alertar de una posible presencia policial.

Los policías arrestaron a cuatro individuos mientras trasladaban por carretera trece fardos de hachís con un peso aproximado de 500 kilos. Los detenidos no dudaron en embestir a los vehículos policiales, llegando a herir a uno de los policías actuantes, hasta que se logró su interceptación.

Por último, los agentes detuvieron a varios miembros dedicados a la distribución de la droga a los escalones inferiores del grupo criminal. Gracias al mandamiento judicial se realizaron numerosos registros domiciliarios y se localizó una gran cantidad de dinero en efectivo y sustancia estupefaciente.

Homicidio con arma de fuego

Además, la investigación desarrollada bajo la dirección del Juzgado de Instrucción 1 de Las Palmas de Gran Canaria, ha conseguido desmantelar una violenta organización que no dudaba en emplear medidas coercitivas para demostrar su capacidad. Uno de sus miembros se encuentra en prisión por el homicidio con arma de fuego cometido el pasado mes de agosto de 2017 en el polígono de San Cristóbal.

Como se ha referido, la operación se saldó con la detención de 31 personas: en Gran Canaria (23) y Tenerife (8), ingresando en prisión 28 de ellas.

One Response

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies