Sufre un infarto al ser sancionado en un caso de maltrato animal en Arrecife

Momento en el que el propietario era atendido por los sanitarios del SUC.

El dueño de una burra, cuyas condiciones de vida eran inspeccionadas ayer lunes por el Seprona y la Policía Local de Arrecife, sufría una parada cardiorrespiratoria mientras los agentes comprobaban el estado del animal.

El hombre tuvo que ser atendido por uno de los agentes de la Policía Local de Arrecife, quien le realizó el preceptivo masaje cardiorrespiratorio durante unos minutos, tiempo tras el cual recuperaba la consciencia, según informan desde la Jefatura de Arrecife. Poco después llegaban al lugar los efectivos del Servicio de Urgencias Canario (SUC).

Los hechos de este suceso se iniciaban cuando la Unidad de Protección Animal y Medio Ambiente de la Policía Local de Arrecife (UPA-M) era requerida ayer lunes por el destacamento del SEPRONA de la Guardia Civil para verificar conjuntamente la existencia de un supuesto caso de maltrato animal en la calle Jaime I, en el municipio capitalino.

La inspección la realizaban ayer agentes de la Policía Local de Arrecife y del SEPRONA de la Guardia Civil.

Al llegar al lugar de la investigación, los agentes de ambos cuerpos corroboraban la existencia de un remolque, de muy pequeñas dimensiones, donde se encontraba una burra en su interior, con apenas espacio para ejercer movimiento.

Al localizar al propietario del mismo a pocos metros de allí, éste confesaba que la burra llevaba allí desde hacía cinco días ya que tenía previsto trasladarla a otra Isla, según argumentó el dueño del animal.

Los agentes avisaban entonces al veterinario municipal para comprobar el estadio de salud del animal. Éste certificaba luego que las instalaciones en las que se mantenía al animal “no eran las correctas”, procediendo a levantar acta de denuncia por supuesta infracción a la Ley 08/91 de Protección Animal.

Durante la intervención, el propietario, “que padece una anomalía cardiaca crónica”, señalan fuentes policiales, sufrió una parada cardíaca por la que fue finalmente trasladado al Hospital José Molina Orosa de Arrecife, donde “evoluciona favorablemente”, según confirman desde la Policía.

Por su parte, la burra ha sido trasladada a la Granja Agrícola del Cabildo de Lanzarote.

La burra permaneció en este reducido remolque durante cinco días.

El concejal de Policía Local de Arrecife, David Duarte, felicitaba esta mañana de martes tanto a los agentes como al Seprona: “Por su rápida actuación en una circunstancia anómala donde con toda probabilidad han salvado la vida de ambos, del animal y del dueño. Me siento muy orgulloso de la formación y experiencia de nuestros agentes”, comentaba.

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Anónimo dice:

    Espero que el animalito se recupere y vaya a algún lugar dónde se le dé espacio y amor.
    Me callo lo de el propietario y espero q pague !!!

  2. Ruben dice:

    Ojala la burra se ponga bien y pueda ir a un lugar que la traten bien. Al dueño…qldn

  3. Arasta dice:

    Menos mal que han rescatado al burro. Lo del “propietario” prefiero callarme… sino… pfff

  4. Calvario dice:

    Pobre burro!, el de cuatro patas.

  5. Alain dice:

    El burro y la burra a salvo!
    Felicitaciones a los que actuaron!!

  6. Paola dice:

    Sintió un poco del desespero que sentía el pobre animal a diario encerrado en esa cajita de fósforos

  7. Raquel dice:

    Pues le.moleste a quien.le moleate mi.comentario…. QUE.SE… !!!!! La pobre burrita estuvo.alli.a saber cuanto tiempo!! Cinco dias???? venga hombre!!!!! Lo.siento.de verdad a quien.pueda herir.mis palabras pero.mis.sentimientos.van.mas.para el.animalito que para.el.salvaje que la tenia.encerrada.

  8. Juan Ramón dice:

    La culpa = el puso la sancion

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies