Seis detenidos en las islas en una macrooperación contra la pornografía infantil

La Policía Nacional ha liderado una macrooperación internacional contra la pornografía infantil en la que han sido detenidas un total de 33 personas en once países de tres continentes diferentes.

En España han sido arrestadas 17 personas y otras nueve más han sido investigadas, la mayoría de ellos menores de edad, por almacenar y distribuir pornografía infantil a través de una aplicación de mensajería instantánea.

Se han producido cinco detenciones en la provincia de Las Palmas y una en Tenerife. En el caso de esta última, los agentes detuvieron en La Palma a un joven de 19 años que se había iniciado en el mundo de la pedofilia a través de cómics en los que aparecían menores de edad que sufrían abuso. A continuación, pasó a buscar activamente material sexual de menores de edad, si bien no solía ser un miembro activo de grupos de pedofilia ante el temor de ser detenido, a pesar de que solía instigar a otros miembros a que compartiesen su material pedófilo.

También fueron detenidas tres personas en Madrid, dos en Valladolid y una en las provincias de Santa Cruz de Tenerife, Murcia, Valencia, Palencia, La Rioja, Cuenca y Salamanca. Además, cinco personas son investigadas en Madrid, y una en las provincias de Valencia, Guadalajara, Ciudad Real y Alicante.

De todos estos detenidos e investigados, 14 son menores de edad y otros siete tienen menos de 25 años. La edad media de los 26 implicados es de tan sólo 22 años.

Los arrestados compartían material pedófilo junto a otros contenidos de violencia extrema, llegando a elaborar “stickers” en los que se observaba como menores de edad muy pequeños eran abusados sexualmente.

En un grupo de WhatsApp

Las investigaciones policiales comenzaron a raíz de una información procedente de la colaboración ciudadana recibida en el correo electrónico denuncias.pornografia.infantil@policia.es

En ella se alertaba sobre la existencia de un grupo de WhatsApp, formado por menores de edad, en el que varios de sus participantes habían normalizado la existencia de la pedofilia y los abusos sexuales a otros menores.

Compartían archivos de contenido pedófilo, en ocasiones de extrema gravedad, en unión de otros contenidos que sí eran legales pero que no eran aptos para menores de edad por su extrema dureza.

Tales contenidos, incluida la pedofilia, se habían normalizado por la mayor parte de sus miembros. Llegaron a viralizarse hasta tal punto que en varios de los casos se habían elaborado stickers o pegatinas en los que aparecían menores de edad muy pequeños abusados sexualmente. Algunos de los participantes de dicho grupo abrieron otros chats análogos.

En algunos de ellos participaban pedófilos extranjeros adultos que intercambiaban material de esta temática, lo que hacía más arduo el trabajo policial. Todo ello dio como resultado una investigación que implicó a once países del mundo, incluido España, y a un elevado número de investigados.

Investigados también padres/madres

La operación Chemosh se planteó desde un primer momento no sólo como un golpe contra la pornografía infantil en chats de habla hispana, sino como un intento de evitar que jóvenes españoles tuvieran contacto con material pedófilo o con personas peligrosas que pudieran tratar de pedirles material propio autogenerado. Para tales objetivos, ha sido fundamental la colaboración entre España y los distintos países implicados, con la importante mediación de Interpol y EUROPOL, según han subrayado esta semana desde la Policía Nacional.

La mayor parte de los investigados tenía sus terminales de telefonía móvil a nombre de sus progenitores, por lo que ellos también fueron investigados previamente para descartar su implicación.

Respecto a las detenciones en el extranjero, se han realizado cuatro en Ecuador, dos en Costa Rica, Uruguay y Perú y una en India, Italia, Francia, Pakistán, Reino Unido y Siria.

Con esta operación, que ha durado 26 meses, los agentes de la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional han sido capaces de recuperar archivos de pornografía infantil desconocidos, por lo que esta intervención redundará en una elevada identificación de los menores de edad que protagonizan las imágenes, según subrayan los investigadores.

La investigación continúa abierta en distintos países de América y se esperan nuevas detenciones en las próximas fechas.

La operación Chemosh ha sido llevada a cabo por la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional en colaboración con Interpol, EUROPOL y los cuerpos policiales de Costa Rica, Ecuador, Francia, Guatemala, India, Italia, Pakistán, Perú, Reino Unido y Siria.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 12 diciembre, 2019

    […] de la Policía Nacional han detenido en Arrecife a un hombre de 31 años de edad, sin antecedentes policiales, como […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies