La AUGC denuncia la agresión a dos agentes que pudo acabar en desgracia

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Las Palmas informa hoy lunes que hace unos días “pudo producirse una desgracia” en nuestra Isla de Lanzarote, cuando una patrulla de la Guardia Civil fue avisada por un episodio de violencia doméstica y al llegar al lugar e intentar detener al autor de los hechos, el ahora condenado J.J.B, le propinó un puñetazo al agente y se abalanzó sobre él para morderlo, mientras el resto de su familia comenzó a golpear al otro guardia e impedir que ayudase al agente, según relatan.

Mientras esto ocurría, describen desde la AUGC, el también condenado R.J.B, golpeó al agente por la espalda y le intentó arrebatar su arma reglamentaria, cosa que no logró debido a los seguros especiales que tenía la funda de la pistola que portaba el agente.

Debido a la carencia de material policial “no letal” de dotación oficial (pistolas Taser, porras extensibles, etcétera), y para evitar el uso de la pistola reglamentaria, los agentes optaron por abandonar el lugar y proceder a posteriori a la detención de estas personas por un delito de Atentado a Agente de la Autoridad.

Los agentes lesionados fueron representados en juicio rápido celebrado el pasado 26 de septiembre por los servicios jurídico de AUGC en Las Palmas para ejercer la acusación particular, logrando que el Juzgado de Instrucción nº4 de Arrecife condenase a los cuatro miembros de la familia )J.J.B, Y.J.B, R.J.B y a J.J.R) a cuatro meses de prisión a cada uno y al pago de una indemnización de 1.000 euros.

Demanda de material de la AUGC

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncian a la opinión pública que a los guardias civiles “no se les dota de este material, pero tampoco se les permite portarlo en su uniformidad, y si lo hacen pueden ser expedientados, como ya ocurrió en Lanzarote, donde se abrió un expediente disciplinario contra un agente por llevar en su cinturón un accesorio que no figura en la normativa de uniformidad”, señalan.

Puntualizan que todo ello sucede cuando “España se encuentra en estado de alerta antiterrorista de Nivel 4, en la mayoría de las Unidades de Seguridad Ciudadana los guardias civiles carecen de chalecos antibalas de dotación personal, siendo esta otra discriminación más en relación con los policías nacionales, los cuales tienen desde hace años unos turnos de trabajo que les permiten la conciliación laboral y familiar así como varios complementos salariales que el Gobierno no quiere regular para la Guardia Civil, lo que supone que seamos los funcionarios policiales peor remunerados, los que menos derechos laborales tenemos, y ser el único cuerpo policial al que se le puede aplicar el Código Penal Militar durante el ejercicio de funciones policiales”, concluyen.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies