Investigan a un joven en Lanzarote por la extorsión sexual a un menor

Agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial (ETPJ) de la Guardia Civil de Tías, en Lanzarote, han investigado a un joven de 22 años de edad, de iniciales H.A.E.E. y sin antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de abuso sexual a un menor de edad mediante la modalidad denominada de chantaje denominada “sextorsión”.

La investigación comenzó a finales de enero, cuando los progenitores de la víctima denunciaron los hechos en dependencias de la Guardia Civil.

Los padres informaron los agentes de Tías que una persona, que se hizo pasar por mujer para ganar la confianza de su víctima, amenazaba a su hijo menor de edad con publicar una serie de fotografías de carácter íntimo de aquel si no mantenía relaciones sexuales con él, intentando quedar con él en un centro comercial de la isla para concretar un encuentro sexual.

Con los datos aportados por los padres los agentes de ETPJ comenzaron las correspondientes pesquisas para localizar al presunto autor del delito, pudiendo identificarlo y detenerlo el día 31 de enero por un delito de abuso sexual a menores de edad, concretado en el artículo 183 ter del Código Penal.

El detenido ha pasado a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Arrecife.

La sextorsión, o chantaje con fines sexuales, es una forma de explotación sexual en la cual una víctima, que previamente ha intercambiado archivos digitales (imagen o vídeo) de carácter íntimo -en las que pueda aparecer desnuda o manteniendo relaciones sexuales-, con el presunto autor con el que ha entablado una relación a través de las redes sociales o servicios de mensajería instantánea, es obligada a entablar relaciones sexuales, enviar nuevas imágenes íntimas, entregar dinero o cualquier otra prestación con el fin de evitar la difusión de dichas imágenes entre la red de contactos que pueda tener con fines de que se haga viral mediante sexting.

Código Penal y Sextorsión

Dicho comportamiento delictivo conlleva varios comportamientos delictivos, como abusos sexuales, otros que pudieran afectan a la intimidad, descubrimiento y revelación de secretos, y sobro todo la extorsión; dependiendo si la víctima es menor de edad o no el autor de este delito puede enfrentarse a diferentes tipos de condena, siendo el denominador común las penas de prisión y las multas, además de diferentes ordenes de alejamiento o prohibición de comunicarse con la víctima, según explican hoy desde la Guardia Civil.

La víctima es por lo tanto coaccionada por ello a tener relaciones sexuales con alguien, entregar más imágenes eróticas o pornográficas, dinero o alguna otra contrapartida, bajo la amenaza de difundir las imágenes originales si no accede a las exigencias del chantajista.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies