Encargan un estudio sobre las causas del varamiento de cetáceos

Hasta ahora, la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno Canario se ha ocupado de los estudios de varamiento de cetáceos -y otras especies- a través de la Red de Varamientos de Canarias, en cooperación con los Cabildos insulares. Pero los recursos no eran suficientes para los numerosos casos.

Ahora, hasta 2019, una empresa contratada por la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, recabará datos de todos los casos de varamientos que acontezcan, inclusive los casos de tentativas de varamientos de animales vivos que se consigan devolver al mar o de aquellos que, aún siendo de difícil acceso, se puedan obtener de ellos datos sobre especie, lugar y, en definitiva, el mayor número posible de información.

Esta actuación, denominada Aplicación de la estrategia marina en la demarcación canaria sobre cetáceos varados: estado de conservación de los cetáceos a través de la información recogida en casos de varamientos.

El estudio se ha licitado por importe de 208.971 euros y estará cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en un 85%. Conlleva la realización de las necropsias de los animales con el objetivo de tener conocimiento de las causas de las muertes, clasificándolas como causas naturales o antrópicas y diferenciándolas también según el tipo de actividades humanas que hayan podido tener relación con dichas muertes desde distintos ángulos.

Según la Dirección General, estas informaciones son necesarias para que la Administración pueda valorar la relación entre la información de la biología y distribución de los cetáceos en Canarias y de los parámetros biológicos obtenidos de cetáceos varados con los factores causantes de su mortalidad en relación a las actividades humanas.

Con los datos que se obtengan de la actuación se podrá disponer de criterios precisos para dar cumplimiento a los requerimientos de información sobre la estrategia marina (demarcación canaria, macaronésica y nacional) y se podrá informar a la IWC (Comisión Ballenera Internacional), tanto al comité científico como al de conservación (Comité político) con especial referencia a la información derivada de actividades antrópicas, como es el caso del grupo de trabajo de colisiones o el de interacción con actividades humanas (interacción con pesquerías o residuos).

Esta información se podrá compartir a nivel nacional con las demás comunidades autónomas de forma que se puedan obtener datos generales sobre varamientos a nivel nacional y, también, servirá para la elaboración de planes de conservación de cetáceos y para implementar de manera más adecuada las medidas que se tomen en los mismos.

delfin-1

Imagen del último zifio varado en Lanzarote.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies