El proyecto UCI Amigable incide en humanizar la atención en el Molina Orosa

El Hospital Doctor José Molina Orosa sigue desarrollando el proyecto UCI Amigable en la Unidad de Cuidados Intensivo, que atendió a un total de 495 pacientes en 2019.

El objetivo de la iniciativa es humanizar la asistencia a los pacientes atendidos en el servicio de modo que se logre un equilibrio entre el tratamiento sanitario y la atención a las necesidades emocionales de las personas, al tiempo que genera un entorno más amigable para todos, según explican desde la Consejería de Sanidad.

El proyecto UCI Amigable abarca el trato al paciente, a sus familiares y a los trabajadores del Hospital. Asimismo persigue propiciar una mejor estancia, adecuar las condiciones ambientales a favor de la comodidad, y garantizar una relación más cálida con el paciente.

Desde que comenzara a desarrollarse este proyecto, hace un año, se han puesto en marcha distintas actividades que tratan de mejorar el servicio, como los ‘Paseos que curan’, que permiten a los pacientes de larga estancia de la UCI salir a la terraza, en cama o en sillón, siempre que su condición lo permita, y acompañados por el equipo sanitario para que salgan de su habitación.

Además, para favorecer la orientación temporal de los pacientes se han instalado relojes con calendario, según apuntan desde Sanidad.

Otro de los aspectos en los que se ha puesto un especial cuidado es el descanso de los pacientes que se trata de favorecer adaptando los niveles de luz y los horarios de cuidados y tratamiento para interferir lo mínimo en el sueño.

Implicación de los profesionales

El equipo responsable de la UCI que se ha involucrado con el proyecto de convertir la unidad en un espacio más amable y afable con el paciente, ha instalado también un ‘concienciador sonoro’ en el control de enfermería para saber cuál es el nivel de ruido en el área y analizar las posibilidades de mejora.

Los profesionales del servicio se ha propuesto mejorar y personalizar la comunicación con el paciente y sus familiares, intentando transmitir la información con un lenguaje sencillo y comprensible, con el nivel emocional adecuado.

Asimismo, para mejorar la comunicación con pacientes intubados o con dificultades para hablar, el personal sanitario hace uso de pictogramas que ayudan notablemente en la interacción entre el profesional y el paciente.

El proyecto de UCI Amigable también contempla medidas relacionadas con el personal de la unidad como los talleres de inteligencia emocional, ideados para iniciar a los trabajadores en la gestión de las emociones, o los talleres de desgaste profesional, comunicación de malas noticias y trabajo en equipo.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies