El grupo de Gobierno rechazará las mociones plenarias sobre el PIOL

Poco antes del análisis de la revisión del Plan Insular de Ordenación conejero.

El grupo de Gobierno en el Cabildo de Lanzarote (CC, PSOE, PIL) adelantaba este miércoles que, a partir de ahora, rechazará cualquier moción que la oposición presente en el Pleno y que vaya dirigida a realizar aportaciones al Plan Insular de Ordenación ya que, según concretaban luego, “las sugerencias y el debate están abiertos en la Mesa de Redacción del PIOL”, donde los partidos políticos de la oposición cuentan con representación.

“El Pleno no admitirá mociones referidas al nuevo Plan… Y que sean rechazadas no obedecerá al fondo, ni a su contenido”, puntualizaba el presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, durante la comparecencia que realizaban los responsables del Gobierno insular junto a José María Ezquiaga.

A renglón seguido, Marcos Bergaz, gestor del área de Política Territorial lanzaroteña, advertía que “no tiene sentido que se debatan en Pleno unas mociones cuando sus contenidos pueden y deben aportarse en la Mesa de Redacción del Plan, que ya ha comenzado los trabajos”.

Una revisión que saldría en 2018, siendo optimistas

Después de más de dos décadas manejando el nuevo Plan Territorial lanzaroteño, que sustituiría al que fue pionero en las Islas en 1999, ninguno de los políticos lanzaroteños que se sentaban hoy ante los medios informativos para dar cuenta de la marcha de los trabajos se atrevía a dar plazos sobre la aprobación inicial del documento, si bien pretenden llevarla a Pleno este año.

José María Ezquiaga.

Al Avance rubricado por unanimidad en 2014, decía hoy Ezquiaga,  “habría que realizarle aportaciones”, pero concluía que gran parte del trabajo está realizado, desgranando luego algunos de los ejes del planeamiento, donde no influirán los recursos que afectan hoy en día a planes de urbanismo municipales aprobados.

Hizo el experto un repaso por la necesidad de introducir en el texto las variables que lo acerquen al cambio de modelo energético, exponiendo la conveniencia, “y casi obligatoriedad” que tiene Lanzarote en este aspecto, por tener la exigente y beneficiosa vitola de Reserva de la Biosfera, “algo que la diferencia y distingue” de otros destinos turísticos.

También abordó José María Ezquiaga la precisa diversificación de la economía insular, “para no depender de ese modelo de sol y playa” que, por otro lado, ya está superado, aunque ya el Avance del PIOL lo recogió.

Ezquiaga resumió que el nuevo Plan Territorial lanzaroteño centra la mirada en tres pilares: más protección ambiental, limitando los usos urbanos e incrementado la dotación de suelos de interés agrícola; apostó por la inclusión de infraestructuras y equipamientos para la ciudad, uno de los motores insulares; e incidió en que el PIOL debe recoger la diversificación del tejido económico insular, afinando también para ello en la catalogación de las zonas industriales.

Marcos Bergaz (d), José María Ezquiaga, Pedro San Ginés, José Juan Cruz y Manuel Cabrera.

Discursos de consenso político

Tanto Pedro San Ginés (CC) como Marcos Bergaz (PSOE) y Manuel Cabrera (PIL) reconocieron en esta comparecencia el resto que plantea el documento, del que esperaban obtener el mayor consenso político (el Avance se aprobó con todos los votos favorables).

“El nuevo Plan debe reducir plazas alojativas, además de introducir modificaciones en el planeamiento para facilitar el cambio de modelo energético, y potenciar el sector primario”, declaraba San Ginés poco antes de acotar: “Creo que en el planeamiento hay muchas diferencias escénicas… Pero estamos obligados a encontrar total consenso”, confiando así en que, finalmente, y entrando en el fondo, el documento genere unanimidad.

Marcos Bergaz desgranó la evolución administrativa del Plan, donde ha trabajado con su equipo durante los últimos meses: “Hemos solventado obstáculos, y se han eliminado incertidumbres jurídicas” (en torno al Plan de La Geria y el PRUG), apuntando que el Plan “es una oportunidad” para el desarrollo de la Isla: “25 años después de su aprobación, urge una nueva aprobación… Y no es utópico pensar que podamos obtener unanimidad sobre el mismo”, matizó, aun reconociendo que el plenario insular lanzaroteño mantiene hoy un dibujo más variopinto que en el pasado mandato.

Por último, Manuel Cabrera insistía en la conveniencia de acelerar la aprobación inicial del documento, y aclaró que los ciudadanos debían “mirar a sus políticos”, y no a los técnicos, para exigirles un nuevo Plan Insular de Ordenación.

Los consejeros Echedey Eugenio y Carmen Rosa Márquez acudían a conocer el marchamo del Plan.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies