El comedor del CEIP Playa Blanca estrena sistema para vigilar la calidad del aire

El comedor del CEIP Playa Blanca monitoriza desde este lunes los distintos parámetros de control de la calidad del aire como medida preventiva para evitar la expansión del Covid-19, mediante el mismo sistema de monitorización que arroja datos en tiempos real instalado el pasado mes de diciembre en la jefatura de la Policía Local de Yaiza.

“Los métodos de control de calidad del aire en espacios interiores se convierten en una herramienta muy útil de análisis de indicadores que permite actuar con rapidez en caso de detectar parámetros con niveles por encima de los aconsejados”, apunta el alcalde de Yaiza, Óscar Noda, quen visitó el edificio del comedor junto a la concejala de Educación de Yaiza, Silvia Santana, el jefe de estudios del colegio, Víctor Sangil, y el representante de la empresa Sistemas Ambientales Canarios, José Iván Hernández,  firma proveedora de la tecnología.

El sistema da información sobre parámetros como  CO, CO2, VOC, Compuestos Orgánicos Volátiles, Temperatura, Humedad, Presión Barométrica, Polvo o concentración de partículas PM1, PM2, 5, PM4 y PM10, permitiendo controlar la calidad del aire que respiran, en este caso, los comensales del comedor y quienes trabajan en la prestación del servicio. El comedor del CEIP Playa Blanca actualmente tiene más de 80 usuarios que son atendidos en varios turnos.

Sensores con alcance de 70 metros

“En un momento como el actual, cualquier esfuerzo técnico de utilidad certificada que ayude a prevenir la propagación de la pandemia es válido en esta lucha común, que, por supuesto, demanda mucha responsabilidad individual”,  agrega el alcalde de Yaiza. Así como la jefatura de la Policía Local de Yaiza fue la primera de Canarias en establecer controles de calidad del aire, el CEIP Playa Blanca es el primer centro educativo público de Lanzarote en tener el sistema de vigilancia.

Los dispositivos instalados, certificados por el Ministerio de Sanidad y calibrados por un laboratorio acreditado, cuentan con sensores inalámbricos con un alcance de 70 metros cuadrados y permiten, además de actuar en base a datos cuya trazabilidad está asegurada, establecer alertas que posibilitan evitar la propagación de enfermedades o infecciones por vía aérea, según han detallado hoy desde el consistorio.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 21 enero, 2021

    […] trata de “una medida eficaz, eficiente y económica”. Sin embargo, resaltan que hasta ahora, tan solo un colegio en toda la isla ha instalado un medidor de […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies