El banco de la Concepción se acerca a su mayor protección

8/08/2015. Life-Indemares-Natura 2.000

El banco de la Concepción es una montaña submarina situada a 75 kilómetros al norte de Lanzarote. Esta elevación parte de una profundidad de 2.000 metros hasta los 150 metros de profundidad en su cima. Su relieve junto a las corrientes marinas crean un fenómeno de afloramiento, en el que las aguas profundas cargadas de nutrientes ascienden. Estos nutrientes elevan la productividad de la zona, atrayendo a numerosas especies como cetáceos, tortugas marinas, tiburones o aves marinas en busca de alimento.

Esta zona, junto con otras del territorio nacional ha sido objeto del estudio científico oceanográfico por parte de los expertos del proyecto LIFE + INDEMARES, quienes durante los seis últimos años han estudiado los hábitats profundos, las especies pelágicas y las aves marinas que se encuentran en nuestros mares, y ha analizado a su vez los usos que el ser humano hace de esas áreas.
El objetivo ha sido conocer los valores naturales y socioeconómicos para completar la Red Natura 2000 en el medio marino. INDEMARES está cofinanciado al 50% por la Comisión Europea. El estudio del Banco de Concepción, junto a otra docena de espacios submarinos españoles, ha arrojado detalles sobre este ecosistema cercano a Lanzarote, algo que para los expertos es fundamental a la hora de establecer niveles de protección y conservación.
Por ejemplo, los arrecifes del Banco de Concepción, según sus datos, son compactos y duros, sobre fondos sólidos y suaves que se levantan desde el fondo marino. Dentro de este hábitat en el banco de la Concepción encontramos “arrecifes de corales de aguas frías, colonias de gorgonias formando verdaderos bosques y campos de esponjas de gran tamaño”.
En su ámbito nos encontramos también al delfín mular, una “especie cosmopolita típica de regiones tropicales y templadas, aunque puede vivir también en aguas relativamente frías. Se caracteriza por tener un comportamiento muy gregario. Posee una dieta muy variada: merluzas, besugos, caballas, pulpos, calamares y gambas, entre otros animales marinos”. Durante los censos realizados se observó la presencia de grupos de delfines utilizando las proximidades del banco para alimentarse. Además, cabe destacar la presencia de grupos de delfines con crías.
Otros de los clásicos de la zona son las tortugas bobas. Las aguas del banco son una “zona de alimentación y desarrollo para los individuos juveniles que llegan desde poblaciones de América y Cabo Verde”. En cuanto a las aves marinas, “la zona atraen a un importante número y diversidad de aves marinas en busca de alimento, tanto aves reproductoras en los cercanos archipiélagos de Canarias y Salvajes (especialmente la pardela cenicienta y el paíño de Madeira) como aves en paso (varias especies de pardelas, págalos y charranes).
El estudio ha contribuido a la protección y uso sostenible de la biodiversidad en los mares españoles y la inclusión de espacios en la Red Natura 2000, en concreto, 10 Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) que se proponen a la Comisión Europea y que posteriormente serán declarados como Zonas Especiales de Conservación (como el propio banco junto a Lanzarote) y 39 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) designadas, basadas en el inventario de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) marinas.
En conjunto, aporta más de 7 millones de hectáreas a la Red Natura 2000 española.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies