El artesano Eulogio Concepción recibe el homenaje en la Feria de Canarias

Eulogio Concepción (3º drcha) recibió el reconocimiento junto a otros seis artesanos canarios.

Eulogio Concepción Perdomo, único cestero que mantiene vivo este oficio en Lanzarote, ha recibido un nuevo reconocimiento, esta vez junto a otros seis artesanos canarios en la Feria de Artesanía de Canarias, una cita que se celebra hasta este domingo, día 9 de diciembre.

Eulogio Concepción es vecino de Haría, y se le homenajeó por toda una vida dedicada a la cestería de pírgano, una distinción “más que merecida por mantener viva esta tradicional elaboración de cestas realizadas con las hojas del palmeral que se encuentra sobre todo situado en el Valle de Haría”, según remarcaba esta semana el consejero de Industria y Comercio del Cabildo de Lanzarote, Ángel Vázquez.

Ciento cuarenta artesanos de todas las islas confluyen este fin de semana en Gran Canaria para exponer sus creaciones; artículos hechos a mano en los oficios más tradicionales como la alfarería, la cuchillería y el bordado, y en los más innovadores, como el calado adaptado a la joyería, decoración en telas y hasta cosmética realizada con productos de apicultura ecológica.

La presencia de Lanzarote se despliega estos días allí a través del Cabildo, junto al que ha acudido una representación de 10 artesanos. Entre ellos encontramos a Laia Castella (joyería), Elena Basseti (joyería), Isaac Medina (herrería y forja) o Gema González (decoración de telas), entre otros.

En el transcurso de la Feria fueron distinguidas personas como la tejedora y encajera Rosario Álvarez (La Palma); el ya referido cestero de palma y pírgano Eulogio Concepción (Lanzarote); también el cestero de caña Eligio Barrera (El Hierro); los cesteros de palma José Hernández (Fuerteventura) y Amalia Negrón (Tenerife); además de la tejedora Nilia Bañares (Gran Canaria). Todo ello en un acto que tuvo lugar el pasado viernes en el recinto de exposición y ventas.

Don Eulogio es hariano de pura cepa, aunque nació en Güimar (Tenerife) el día 17 de julio de 1933, ya que su familia -de raíces en Haría (Lanzarote)- emigró a la isla capitalina para buscar trabajo, como muchos otros por entonces.

Hubo un tiempo en que el municipio de Haría contaba con ocho cesteros, incluido el propio Eulogio, claro; pero con el paso de los años este duro oficio -que les lleva incluso a tener que cortar las palmas para surtirse de pírganos por la falta de podadores- ha ido languideciendo.

El pasado viernes Don Eulogio recibió el aliento institucional en la cita regional por haber luchado para mantener su tradicional quehacer, una tarea que combinó durante años con su trabajo de conserje en el centro socio cultural La Tegala, según reseña en un artículo Gregorio Barreto, Cronista de Haría.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies