El acta arbitral recoge el intento de agresión y los insultos del público

El colegiado del partido disputado hoy entre la UD Lanzarote y la UD Las Palmas Atlético, Javier Cardona Rodríguez, denuncia en el acta del encuentro que fue objeto del intento de agresión por parte de un grupo de aficionados, que les gritaron “ladrones” y “sinvergüenzas” ya finalizado el envite, y que los persiguieron “a empujones” hasta la zona de vestuarios.

En concreto, el árbitro recoge en el acta del encuentro lo siguiente: “Al finalizar el partido se produjo la invasión de campo por parte de unas 20 personas, las cuales siguieron al trío arbitral hasta el vestuario con intención de agredirnos directamente a nosotros, en los términos de “ladrones”, “sinvergüenzas”. Conseguimos llegar al vestuario arbitral entre empujones gracias a la intervención de miembros de Protección Civil. Ya en el interior del vestuario nos lanzaron dos vasos de plástico (llenos de cerveza)”.

Así reflejaba en el documento arbitral Javier Cardona una accidentada recta final de un partido donde hubo dos expulsados, muchos parones y una apretada victoria de los amarillos ya en el descuento. Los incidentes podrían traer consecuencias para la entidad “rojilla”.

Fragmento del acta.

Un partido jugado de poder a poder

En la crónica del enfrentamiento, lo cierto es que ganar al sólido líder del grupo canario con un futbolista menos durante media hora se tornó en empresa imposible para la UD Lanzarote, que vio este domingo volar los puntos (2-3) al encajar dos tantos en los momentos finales; algo que resultó frustrante para los rojillos después del esfuerzo realizado durante los 95 minutos.

La UD Las Palmas Atlético terminó remontando un envite que previamente habían remontado también los locales, protagonizando ambos conjuntos un vibrante encuentro al que no le faltó de nada: goles, cinco; expulsados, dos; ocasiones de gol, muchas; y protestas contra el trío arbitral, también muchas.

Adolfo Pérez era expulsado por reclamar un penalti airadamente a la media hora de juego.

La UD Lanzarote comenzó muy enchufada ante el líder en la Ciudad Deportiva, presionando bien arriba y no dejando manejar el esférico a un equipo que atesora muchos quilates en algunos de sus jugadores, aliñada además la formación con una buena condición física. Pero los “rojillos” jugaron sus bazas y quisieron dominar el tempo del partido.

Lo lograban por momentos, con llegadas de peligro que protagonizaban Marcos y Borja, pero tras la lesión del primero (entró Toñito) y la no señalización de un penalti que reclamaron los locales en el minuto 33, pareció que la contienda dejaba paso al dominio visitante, con una escuadra “rojilla” descentrada que vio cómo su entrenador era también expulsado por las protestas.

Además, a diez minutos del final de los primeros 45 minutos, una rápida pared en la frontal entre los habilidosos Siverio y Benito propició que este último anotara el 0-1, acudiendo al descanso con una mínima ventaja que les daba la iniciativa a los canariones.

Muchos parones y protestas en un partido disputado en todas las líneas.

Borja Vera tuvo una ocasión clara en la reanudación, pero su disparo fue muy centrado. Y cuando parecía que la UD Lanzarote remaba en buena dirección, siempre pendiente de las contras amarillas, llegaba la expulsión por agresión del centrocampista Raúl, dejando a su equipo con uno menos.

Sin embargo, fue en ese momento cuando la efectividad se instalaba en el juego lanzaroteño. Ayoze (de cabeza en el 55´) y Javi Betancort (tras cesión de Rosmen en el 65´) le dieron la vuelta al choque en apenas diez minutos.

Diezmados, aunque con ventaja, Adolfo Pérez colocó un 4-3-2 en defensa y replegó a Rosmen en las jugadas de protección, una contención que logró hasta la recta final. El choque se tornó trabado, con muchas faltas, y con decisiones arbitrales muy discutidas en el graderío.

Quedaban tres minutos para el final de los 90 reglamentados y Yeremi echaba por tierra las aspiraciones de La UD Lanzarote de amarrar los tres puntos hoy. El interior zurdo cogía un balón en el vértice del área, en medio de una jugada a la contra, y batía por bajo a Agoney, anotando el 2-2.

Raúl fue expulsado faltando media hora para concluir.

Pero el cansancio de los locales y la insistencia de los amarillos iban a dar más goles. En concreto uno, y ya en el descuento, al volver a marcar Benito en otra contra de libro que culminaron los grancanarios por el centro de la defensa.

Abatida la UD Lanzarote, no pudo más que saldar con una derrota el esfuerzo y ver esfumarse la ocasión muy cercana que  tuvieron de doblegar a un sólido líder que suma 21 victorias en 28 partidos.

Un golpe precipitaba la salida de Marcos del terreno de juego en la primera mitad.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Carlos dice:

    Hay que saber perder 🙂

  2. Anónimo dice:

    El árbitro provocó, pero los tres o cuatro que fueron a por él deberían hacérselo mirar.

  3. Alberto Mart dice:

    Penoso, aunque el arbitraje fue malo, malo. Los dirigentes saben quienes fueron los desencajaos, que no los dejen entrar más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies