Ultiman la rehabilitación del Museo de Pesca que homenajea a los costeros

Los barquillos de la tradicional vela latina, arraigada en nuestra historia económica, social –y ahora deportiva- común; y los roncotes, esos curtidos pescadores de la región que se dejaron media vida en los caladeros próximos a las costas africanas. Ellos son los protagonistas del proyecto “Ora et labora; Museo de Pesca”, una embarcación que espera ultimar detalles desde hace meses para convertirse en un barco-museo.ora et labora museo de pesca 2

Algunas de estas embarcaciones están olvidadas hoy en Puerto Naos, y en otros rincones de la Isla. Uno de estos rincones es Playa Blanca, en cuyo puerto tiene Ramón un viejo velero de su propiedad, fabricado en Alemania en 1888, y que “se da un aire” a un clásico de la navegación lanzaroteña, el Santa Cruz, un barco correo que en Lanzarote bautizaron como “La Añaza”.

Es complicado localizar estos días a Ramón Martín Umpiérrez, y no porque sea un tipo esquivo, que va, más bien es afable y conversador. Es difícil charlar con él porque va y viene con los detalles de un proyecto con el que lleva años.

Ramón es hombre de mar, tiene 62 años, y desde los once entró en ese difícil y duro mundo de la pesca profesional en aguas africanas, terciando el día a día desde bien chinijo con los curtidos pescadores que vertebraban la flota de barquillos canarios que iba a pescar corvina.

ora et labora

El promotor de esta idea trabaja para convertir su velero, el “Ora et labora” (reza y trabaja), en un Museo de Pesca, y lleva camino de conseguirlo. “Durante años he intentado restaurarlo, un poco aquí y otro allí, pero todavía tiene bastantes cosas que hacer”, nos cuenta Ramón, sobre los trabajos que ha debido hacer en todo el forro, la elección y distribución de fotografía y, en definitiva, la puesta en marcha del barco para poder hacer excursiones.

Una original idea tramitada a través de Aderlan

Será este un museo sobre el pescador lanzaroteño, en el mar, en una aproximación marinera del “La Añaza”, con base en Playa Blanca, y con el objetivo de promocionar entre los turistas uno nuestros aspectos culturales más relevantes: la pesca de los costeros.

Son muchos los que todavía, y yo también, te pueden contar esas campañas de pesca de la corvina en las costas de Cabo Blanco; y era allí hasta donde íbamos a por las capturas, junto a la costa… Y la idea fue conseguir recuperar mi viejo barco para convertirlo en un museo y ensañar a la gente, a los turistas, cómo se vivía aquellos días y en qué consistían algunos de los trabajos que hacíamos, comenta Ramón Martín, antes de confirmarnos que todavía sigue ligado al mundo de la vela latina ya que tiene un barquillo llamado “Libertad”.

Además del velero “Ora et labora”, que estos días corre por sellar restauración, los visitantes de este inminente museo en el mar contarán con las imágenes de los roncotes y barquilleros lanzaroteños del pasado siglo. Algunas de esta imágenes se extraerán del libro “Barquilleros y roncotes”, del autor lanzaroteño Félix Hormiga.

La próxima puesta en marcha del proyecto “Barquilleros y roncotes. Museo de Pesca. Barco Ora et labora” -que ese es el nombre completo- ha sido posible gracias a la financiación del Gobierno de Canarias y del Fondo Europeo de la Pesca (FEP), que ayudan a cuajar una idea que conjuga cultura y turismo. El proyecto fue tramitado a través de la Agencia para el Desarrollo Rural y Pesquero de Lanzarote (ADERLAN).

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies