Dos residencias de mayores reciben el sello “Centro Libre de Sujeciones”

El certificado ha llegado tras varios años de adaptación material de ambos centros lanzaroteños.

Las dos residencias para mayores que Amavir gestiona en los municipios de Tías y Haría recibieron ayer la acreditación nacional que los subraya como ‘Centros libres de sujeciones’, otorgada por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA).

Estos dos centros pertenecientes al Cabildo de Lanzarote y gestionados por la compañía Amavir, son los primeros de Lanzarote en obtener este reconocimiento, que en toda Canarias sólo tienen otras tres residencias (dos en Tenerife y una en Gran Canaria).

El acto de entrega, celebrado en el Centro de Mayores de Haría, contó con la asistencia de la Consejera de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote, Maite Corujo (PP); los alcaldes de Tías y de Haría, José Francisco Hernández y Marci Acuña, respectivamente; el director técnico del programa ‘Desatar’ de CEOMA, Antonio Burgueño; y la directora general adjunta de Amavir, Lourdes Rivera.

La acreditación como ‘Centros libres de sujeciones’ se consigue tras tres años trabajando en el marco del programa ‘Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer’ de CEOMA, y certifica que en estos centros se trabaja sin ninguna sujeción física o farmacológica que limite a sus residentes, según han puntualizado desde el Área de Bienestar Social.

En este sentido, y tras felicitar al personal de ambos centros y agradecerles “su esfuerzo”, la consejera insular de Bienestar Social, Maite Corujo (PP), señaló que el Cabildo de Lanzarote“seguirá apostando por eliminar barreras que limiten la libertad de los seres humanos”.

Creencia errónea”

Según explicó Antonio Burgueño, “históricamente España ha sido uno de los países con mayor porcentaje de uso de sujeciones en residencias de mayores, instalándose la creencia de que estas sujeciones aportan mayor seguridad y que contribuyen a evitar caídas, pero las evidencias muestran que esta creencia es errónea y que no se tienen en cuenta los riesgos que conllevan las sujeciones para la calidad de vida y dignidad de las personas mayores y los beneficios físicos y psicológicos que les reporta su retirada”.

Por su parte, Lourdes Rivera explicó que para el desarrollo de este programa, Amavir ha llevado a cabo tareas de formación y concienciación tanto de profesionales como de familiares, que comenzaron con un diagnóstico de situación y un análisis pormenorizado, caso a caso, de todos los residentes que tenían sujeciones y propuesta de alternativas. Además, ha implicado también la adecuación de los entornos de las residencias y la adquisición de materiales, como camas ultrabajas, sillones especiales, colchonetas, etcétera, para poder trabajar en función de las características que requiere cada usuario, explicaba Rivera.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies