Anuncian unidad de acción en la nueva adjudicación de Playa Blanca

¿Qué hacer cuando un Tribunal de Contratos Públicos tumba un proceso de adjudicación por considerar “farragoso” uno de los artículos de los pliegos de concesión, algo que invita a una no deseada subjetividad? Pues, repetir el proceso; aunque he aquí los flecos que hay que hilar luego. Y en eso están.

Esta mañana la consejera de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Ornella Chacón,  afirmaba en la Cofradía de Pescadores de Playa Blanca que había consenso en torno a la decisión de volver a licitar el contrato de ampliación del Puerto de Playa Blanca, un proceso que la semana pasada quedaba destinado al fracaso después de que el órgano fiscalizador diera por anulada la adjudicación realizada por el Gobierno regional, que había desembocado en la adjudicación a FCC.

Los promotores del proyecto son conscientes de que FCC podrá recurrir a la Justicia para intentar buscar una posible compensación, y así lo apuntaba Chacón; pero puntualizaba que la obligación del Gobierno es ahora retrotraer el procedimiento.

A grandes rasgos, en los próximos seis o siete meses, según explicó la política majorera, se diseñarán las claves del pliego del proyecto “con mejoras” y se rediseñará la composición de la Mesa de Contratación, donde aclara que “se incluirá a más expertos en contratación”. Pretenden así dar un cariz más técnico y evitar nuevos errores en la redacción de las bases.

No han querido hablar de plazos, pero la previsión es que este año no estará adjudicado de nuevo el proyecto, que tiene una inversión global que ronda los 43 millones de euros. También despejaba la consejera la duda de si, con este retraso, se podrían perder los fondos europeos con los que pagaría un 85% de la obra, nada menos. Aseguró que “según me confirman desde Hacienda, estos fondos no se perderán y se podrán prorrogar, con seguridad”.

No buscó Chacón responsabilidades técnicas en su Consejería tras la anulación por parte del Tribunal. Tampoco responsabilidades políticas. Sí destacó su compromiso con el proyecto, algo que compartía con sus compañeros de mesa.

Una mesa amplia, donde no estaban cargos como el parlamentario lanzaroteño David de la Hoz, que quedó entre el público. Junto a la consejera, la alcaldesa de Yaiza, Gladys Acuña, afirmó sentirse “más  resignada que satisfecha”, y confió en la diligencia del proceso adjudicador que ahora se abre. También manifestó su deseo de que en el reparto de otros proyectos que se pudieran acometer este año con los seis millones de euros previstos para este asunto fallido -y consignados por el Gobierno de Canarias en sus Presupuestos- “salga alguna inversión con destino a Yaiza”.

Sobre eso tenía algo que decir José Juan Cruz Saavedra, el presidente accidental del Cabildo de Lanzarote, también en la mesa. “Será una próxima Junta del Gobierno en el Cabildo la que plantee al Ejecutivo regional la conveniencia y solicitud de destinar esa inversión prevista este 2016 para el Puerto -que no se hará- a otros proyectos que se tendrán que concretar”, comentó el presidente después de apostillar su confianza en “la colaboración permanente y estrecha” con la Consejería e instituciones para sacar adelante la nueva licitación del contrato.

También estaban en la mesa los consejeros cabildicios de Obras Públicas y Comercio, Andrés Stinga y Manuel Cabrera. Y el presidente de la Cámara de Comercio de Lanzarote, Pepe Torres, que no quiso tomar la palabra. (Hay silencios que son reveladores).

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies