Somos reprueba a Tomás López en su queja sobre Paula Corujo en el Cabildo

Después de que el consejero portavoz de Somos Lanzarote en el Cabildo de Lanzarote, Tomás López, denunciara ante Presidencia el absentismo de su compañera de filas, Paula Corujo, cuestionando su dedicación a las tareas como asesora del Grupo, la dirección del partido ha salido en defensa de la trabajadora reprobando “la decisión unilateral de Tomás López” de enviar esa comunicación crítica a la Presidencia insular.

La Asamblea General de Somos Lanzarote se reunía ayer jueves, día 14 de febrero, y emitía de un comunicado donde recuerdan que dicho escrito que cuestionaba la labor de la asesora no tuvo el aval de ningún órgano de Somos Lanzarote.

La Asamblea, subrayan desde la dirección, “evalúa con firmeza el trabajo realizado por Paula Corujo al frente de la oficina de Somos Lanzarote en el Cabildo, y se declara informada periódicamente de los pormenores del mismo”; ratificando así este órgano que Paula Corujo ha venido desempeñando las funciones que le son propias de su cargo, según defienden.

Este episodio que tiene como protagonista a Paula Corujo, también concejala y portavoz de este partido en el Ayuntamiento de San Bartolomé, evidencia una vez más el distanciamiento entre la Asamblea de Somos Lanzarote y su portavoz en la primera Institución insular.

En torno a la queja de López, hay que apuntar que el pasado lunes el presidente accidental del Cabildo y consejero de la Presidencia, Luis Arráez, se dirigió a la asesora de la Presidencia del Cabildo y cargo de confianza y libre designación al servicio del Grupo Somos Lanzarote, Paula Corujo Calero, en relación al escrito de 5 de febrero presentado por el portavoz de este partido en el Cabildo.

Paula Corujo Somos Lanzarote

En dicho escrito, Tomás López ponía de manifiesto a la Presidencia del Cabildo que “desde el pasado 3 de enero”, Corujo Calero no asistía a su puesto de trabajo en la administración, salvo alguna excepción, ni realizaba ninguna función relacionada con su grupo político.

Presidencia le daba entonces un plazo de cinco días a la interesada para que presentara las alegaciones que considerase oportunas respecto a la información trasladada por su compañero de filas.

No Responses

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies