San Ginés decide llevar al Consejo de Gobierno la modificación del Plan de La Geria tras rechazarlo el Pleno

Este viernes el Consejo de Gobierno del Cabildo de Lanzarote aprobará la Modificación Puntual del Plan Especial de La Geria, después de que el Pleno de la Institución -tras más de dos horas de debate- lo rechazara en la sesión extraordinaria celebrada este jueves.

La decisión del presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, fue anunciada al final de la sesión, cuando las votaciones volvían a dejar sin aprobación este documento. San Ginés afirmó que, existe potestad normativa del Consejo de Gobierno para aprobar este tipo de documentos, y que esperaba que, posteriormente, tras su aprobación inicial, hubiera “tiempo para el consenso” con el resto de las fuerzas políticas.

Insistió en que “no permitiría que nuevamente este asunto quedara sobre la mesa sólo por cuestiones partidistas y dando la espalda al sector”.

La modificación que será aprobada este viernes por el Consejo de Gobierno pretende introducir variaciones en los artículos 117, 93 y 33 del actual texto, aprobado en el año 2014.

El Gobierno en minoría evita su aprobación plenaria

El principal argumento de los votos contrarios y abstenciones a este nuevo intento de acuerdo en el Pleno del Cabildo de Lanzarote (A favor: CC-PIL y Nueva Canarias; en contra: PSOE, Podemos, Somos; y abstenciones: PP y C´s) se basó en las dudas jurídicas de los consejeros sobre la legalidad del acuerdo.

pleno la geria

El debate del asunto se movió en todo momento en la legalidad, cuestionada por algunos sectores, de abordar equipos estructurantes en La Geria, al margen del Plan Insular de Ordenación (PIOL), en fase de aprobación.

Con respecto a estas dudas, el presidente del Cabildo lanzaroteño, Pedro San Ginés, llegó a decir “¡Qué prevaricación ni que ocho cuartos!”, convencido del carácter legal del acuerdo que se pretendía. También hizo referencia en algún momento al supuesto cambio de criterio del Partido Popular o el PSOE en este acuerdo.

San Ginés señaló que el resultado de las votaciones en el Pleno sólo respondía al objetivo de los partidos de mostrar que “este Gobierno está en minoría, y no al objetivo de gobernar y decidir” para los ciudadanos. Rechazó que existieran prisas de su grupo de Gobierno en este asunto, ya que “llevamos más de dos años con la modificación”. San Ginés reconoció que era “un día triste”.

Con informe técnico y jurídico

Lo que no debía convertirse en noticia, esto es, que una iniciativa del empaque de la debatida por el Cabildo de Lanzarote, venga acompañada por informe técnico y jurídico favorable, lo fue en este asunto salpicado por informes y contra-informes durante los últimos años.

Y también por ser esta la quinta ocasión en la que esta modificación se llevaba a debate.

Las variables técnicas expuestas por el grupo de Gobierno, propulsor de esta aprobación, vinieron a avalar los cambios en las volumetrías y en el proceso de adaptación de las modificaciones a las peticiones del Consejo Regulador de la Denominación de Origen del Vino de Lanzarote, apostillando que exigían “una adaptación de la normativa” a la realidad de esta industria en la zona.

Pedro San Ginés, acudió en varias ocasiones a la lectura de los informes para aclarar las cuestiones de debate que se producía durante el pleno.
Incluso, en algún momento, afirmó que los partidos tienen “falta de miras” cuando no forman parte del Gobierno: “Me da la impresión que se habla mucho del consenso, pero sólo en teoría, ya que se utiliza como excusa para que el documento no acabe en exposición pública”, dijo.

Discrepancias, seguridad jurídica y parque viti-temático

La “falta seguridad jurídica” de esta modificación puesta sobre la mesa fue el principal argumento de rechazo por parte del Partico Popular, cuyo consejero, Ángel Vázquez, criticó que los informes no especificaran si quiera que fueran favorables, y afirmó que no están recogidos otros elementos formales en la tramitación, como la que consideraba necesaria aprobación previa del Consejo de Gobierno de la propuesta de modificación. Dijo que el presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, no les da seguridad jurídica en este asunto ya que, además, “el Plan Especial de la Geria está en los tribunales”.

Ciudadanos, en palabras de su consejero, Benjamín Perdomo, puntualizó que las formas habían sido “nefastas” en este asunto, y cuestionó que la modificación aportase la seguridad jurídica precisa.

Juan Manuel Sosa, de Nueva Canarias, defendió con vehemencia este cambio en la normativa, porque creía decisivo “para mantener y fomentar la riqueza del paisaje de La Geria”, dijo, y lamentó el voto en contra de la mitad del plenario (al tratarse de un pleno extraordinario no existía voto de calidad presidencial).

Tomás López, de Somos Lanzarote, afirmó que le preocupaba los agricultores que mantienen el paisaje y el “sufrimiento de los trabajadores del campo”, pero sospechaba que la modificación que se buscaba aprobar este jueves no iba destinada a estas gentes. Consideró que la Institución “está tardando de verdad en defender los intereses de los viticultores” cuando tienen que vender a precios tan bajos de los excedentes de uva, comentó. Señaló que al grupo de Gobierno sólo le interesa la legalización para crear un “parque viti-temático” de La Geria. Y votó en contra, también porque “existen dudas legítimas” sobre la seguridad jurídica de este acuerdo.

El portavoz de Podemos, Carlos Meca, apuntó directamente a la supuesta intención de legalizar la ilegal Bodega Stratus como el objetivo de esta modificación puntual. “En cuanto a la altura de las bodegas y las volumetrías son kafkianas”, ya que considera que son “desorbitadas”, tanto en las alturas como en las superficies, considerando que “va en contra del actual planeamiento insular”.

Explicó Meca que existía además una modificación del uso del suelo de la Bodega Stratus, “plegándose a un empresario, cacique, que sólo pretende que la legislación se adapte y no cumplirla”, dijo antes de emitir su voto contrario.

José Juan Cruz, del PSOE, definió la modificación como un “Plan sacado a destiempo, sin las formas adecuadas. Hay informes que cuestionan estos informes que ahora quieren aprobar”, algo que animó a los socialistas a desmarcarse del acuerdo. Cruz le recordó a la Presidencia, que “el apoyo que le dimos en la aprobación de este Plan en el pasado mandato no era para siempre; tiene caducidad y las situaciones no son las mismas. Le pidió el respeto de las minorías y que empiece desde cero con la participación de todos. No coincidimos en el procedimiento y queremos seguridad jurídica”, afirmó.

Manuel Cabrera confió en los informes de los técnicos del Cabildo de Lanzarote y “creemos que hay una certeza de que se están haciendo las cosas bien”; y solicitó al Secretario que le explicara si está debidamente conformado el expediente, a lo que el técnico asintió.

Duro fue el portavoz de Coalición Canarias, Echedey Eugenio, dirigiéndose a rebatirlas argumentaciones de PSOE y Podemos, y les señaló como ”cobardes” por no afrontar este primer paso para “un planeamiento necesario”: Les acusó de “menospreciar” el trabajo de nueve técnicos del Cabildo de Lanzarote que han apoyado con sus informes la modificación.

Los parámetros de la modificación

La modificación que no obtuvo los votos necesarios y que mañana será aprobada por el Consejo de Gobierno insular, mantiene la superficie industrial de las bodegas, 5.000 metros cuadrados, aunque variaría el reparto en superficie ya que a partir de su aprobación hubiera variado y exigido bajo rasante el 70 por ciento de la estructura industrial.

Una de las principales novedades es el espacio dedicado a otros usos, que se regula en el traído y llegado artículo 117, de espacios estructurantes, donde se introduce la posibilidad de emplear el 30% de la bodega a otros usos no industriales, destinado a actividades de ocio, restauración o propuestas culturales.

Recoge la propuesta del grupo de Gobierno una modificación en las volumetrías, donde se amplía las alturas con el argumento de que los actuales depósitos, situados incluso en el exterior de las bodegas, tienen una altura de cinco metros, sin que existiera operatividad con la actual norma. Ahora pueden alcanzar los 7,5 metros. También se prohibía la ubicación de depósitos en el exterior.

Este cambio de volumetría y edificabilidad no afecta sin embargo a las bodegas artesanales.

Se mantendrán la posibilidad de entrada de nuevas bodegas en la zona, y, en el artículo 33, donde se incluye a la Bodega La Florida en la relación de espacios estructurantes, tras la solicitud de la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias.

También existe una modificación en la cartelería de las bodegas.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies