Patrimonio del Cabildo avanza en la compra de parte de las Salinas de Naos

Con el objeto de restaurarlas e incrementar el atractivo turístico y cultural en torno a la tradición salinera insular, el Área de Patrimonio del Cabildo de Lanzarote trabaja para alcanzar un acuerdo con los propietarios y sellar la adquisición de unos 4.000 metros cuadrados en las Salinas de Naos, en Arrecife. Sería la vía elegida para iniciar su restauración y poner en marcha allí un centro de interpretación de la sal.

La consejera insular de Patrimonio, Carmen Rosa Márquez, confirmaba esta mañana que desde el año 2017 viene manteniendo contactos con los titulares de los terrenos, para que segreguen un segmento de las parcelas, la más cercanas al litoral y al Castillo de San José; y así poder acometer el proyecto ya ideado con antelación por el Cabildo conejero.

Carmen Rosa Márquez: “El objetivo es conservar este vestigio de la industria salinera de Lanzarote; y hacerlo en un lugar próximo al mundo marinero”.

“El objetivo es conservar este vestigio de la industria salinera de Lanzarote; y hacerlo en un lugar próximo al mundo marinero, al lado de la flota pesquera. A la vez mejoramos el estado y conservación de la ciudad, y nos sirve de escaparate para los cruceristas que atraviesan el paseo”, detallaba hoy Márquez en torno a un proyecto patrimoniales que camina de forma paralela a otras iniciativas insulares relacionadas con la conservación de los molinos agrícolas y salineros.

Precisamente, según apostilla la consejera, en el acuerdo que persiguen con la propiedad está la cesión de dos de los viejos molinos que salpican estas salinas capitalinas; los cuales serían restaurados por la institución.

Más abajo, ya en los terrenos que pretende adquirir el Cabildo, se restaurarían concederos y se pondría en marcha un centro interpretativo de la sal conejera.

“Estamos pendientes a que la propiedad segregue la parcela para luego poder conveniar con ellos la adquisición de esta parte de los terrenos y acordar la cesión de uso de dos de los molinos”, explica Carmen Rosa Márquez sobre este trabajo que busca contextualizar y “poner en valor” estas salinas situadas junto a uno de los Centros Turísticos de Lanzarote, el MIAC-Castillo de San José.

El molino de Cabo Pedro

Un proyecto de restauración que parece más cercano en el tiempo es la compra por parte de la Institución insular del molino y terrenos de Cabo Pedro, también en Arrecife. “En las próximas semanas sellaremos el acuerdo con los dueños para poder adquirir y restaurar este molino que está en un lugar privilegiado de la ciudad, con unas excelentes vistas…”.

Además, el proyecto incluye la creación de una zona verde, un pulmón urbano que se enmarca en la serie de estudios de los llamados Caminos del Agua; fruto de un proyecto ya elaborado por Juan Palop”, según afirma la consejera del Área insular de Patrimonio.

Carmen Rosa Márquez recordaba hoy, además, que estas y otras intervenciones -como la realizadas en los molinos de Tiagua o de Don José María Gil- se enmarca en los programas de restauración y conservación desplegados por el Cabildo en estas escasas estructuras agrícolas y marineras existentes hoy en Lanzarote.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies