No parece una torreta de vigilancia de una playa con Bandera Azul

Las escaleras, esos a veces incómodos escalones, que no chaplones; pero necesarias. No parece esta la imagen de una torre de vigilancia cabal, parece más bien un puesto de socorrista que podíamos calificar como la antítesis de la accesibilidad.

torre de vigilancia

No vamos a pedirles a todos los ayuntamientos lanzaroteños que se doten con un puesto de vigilancia con servicio de llamada permanente al 112 y que tenga un coste de unos 30.000 euros, como creemos que acertadamente hizo hace unos meses el Ayuntamiento de Arrecife en El Reducto. Pero otra cosa es mantener en este estado de conservación un puesto que no cuenta con una escalinata de acceso para el ir y venir de los profesionales. A salto voy, a salto vengo.

Sabemos que el temporal probablemente arrastró esta parte de la estructura, pero también sabemos que hay muchos y buenos carpinteros en la Isla… Sería de justicia, y más que estamos hablando de una playa con la distinción de Bandera Azul.

Detrayendo recursos

torreta de vigilancia

Por otro lado, nos piden que comentemos la supuesta “pérdida” de barrenderos que está sufriendo otro municipio lanzaroteño en las últimas semanas. El motivo: detraer operarios de los pueblos para dedicarlos a una población en concreto, que sufre una evidente necesidad de limpieza en sus jardines.

Vale que, visto el error de la adjudicación del servicio, se tomen medidas utilizando los recursos que se tiene. Pero desvestir un santo para vestir otro siempre genera incomodidades, y el servicio se hace deficitario en otros lugares del municipio.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies