Los majoreros quieren acabar con los daños que causan cabras sueltas

Aún con el eco de los problemas que generan el Gran Canaria, responsables del Cabildo de Fuerteventura se han comprometido a actuar de manera conjunta con los ayuntamientos de la Isla para poner fin a los problemas y daños que ocasionan cabras sueltas e incontroladas a vecinos y al territorio.

Así lo acordaron ambas partes este pasado miércoles 4 de mayo en una reunión que celebró el consejero de Agricultura, Pesca y Ganadería, Juan Estárico, con los concejales del área de los diferentes municipios.

Los ayuntamientos, por su parte, se han comprometido a poner en vigor las ordenanzas municipales que sancionan a los posibles infractores y a la captura de los animales sueltos. Por su parte, el Cabildo pondrá a disposición de los consistorios las instalaciones de la Granja Experimental de Pozo Negro, en Antigua, como guardería de cabras, mientras se inicien expedientes sancionadores a infractores y subastas si se diera el caso.

Tanto el Cabildo como los ayuntamientos se han mostrado dispuestos a terminar con esta práctica que tantos daños ocasiona, y que, desde hace años, “es motivo de quejas por parte de ciudadanos”, añaden.

Para Juan Estárico y los concejales de Agricultura de los ayuntamientos, “las cabras de costa deben estar en las zonas mancomunadas, perfectamente valladas o en terrenos privados, perfectamente controladas”, según se planteó en la reunión.

reunion_problema_cabras_sueltas

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies