Le retiran a un agente la condición de Policía Nacional tras su condena penal

Comisaría de la Policía Nacional en Arrecife.

El Ministerio de Interior ha declarado esta semana oficial la pérdida de la condición de funcionario de Policía del Cuerpo Nacional de Policía a Airam P.G. un agente que fue condenado a prisión y a una pena de inhabilitación absoluta por un delito de lesiones y torturas.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria, en Sentencia de fecha 31 de marzo de 2017, ya firme, condenó al agente con destino en la Comisaría Local de Arrecife, como autor de un delito de tortura en concurso real con un delito de lesiones, a la pena, entre otras, de inhabilitación absoluta por tiempo de nueve años.

Como establece la ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional, la pena principal o accesoria de inhabilitación absoluta cuando hubiere adquirido firmeza la sentencia que la imponga, produce la pérdida de la condición de funcionario respecto a todos los empleos o cargos que tuviere.

Dos condenados en Arrecife

Fue el pasado año 2017, cuando se cumplían casi siete años de los hechos, el momento en que la sección primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas condenaba en concreto a dos de los seis policías nacionales acusados en 2010 de un posible delito de tortura y lesiones a dos detenidos en la Comisaría de la Policía Nacional en Arrecife, unos hechos que se producían en zonas comunes de las instalaciones policiales y que tenían como protagonistas a dos arrestados, los hermanos Lemes.

La sentencia absolvía a cuatro de los agentes, y los condenados fueron el subinspector Juan Carlos G., al que establecieron dos años de cárcel; y el referido agente Airam P.G., condenado a dos años y medio de prisión.

A ambos se les condenaba a una inhabilitación absoluta; circunstancia que ahora en el caso de uno de ellos ha sido efectiva esta misma semana, con su publicación oficial en el BOE.

En la sentencia se relataban los hechos de la comprometida detención, en la que varios agentes recibieron golpes de los acusadores, y cómo posteriormente los dos policías condenados no cumplieron con su obligación de velar por la integridad física del detenido, una circunstancia que quedó recogida parcialmente en la cámara de videovigilancia de uno de los pasillos.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies