El “Caso Metílico”, un proceso donde “hubo sentencia, pero no Justicia”

metilico

El Centro Sociocultural La Tegala de Haría acogió la presentación del libro ’Metílico: 50 años envenenados’, del escritor y periodista Fernando Méndez. También se proyectó el documental en el que colaboró como guionista, titulado ‘Metílico, la bebida de la muerte’, dirigido por Emilio Barrachina en 2013, coincidiendo con el 50 aniversario del mayor envenenamiento provocado por la adulteración de bebidas con alcohol metílico y que causó miles de muertos, ciegos y lesionados en el año 1963.

Una tragedia que tuvo su origen precisamente en Haría y de la que nadie era capaz de aventurar su patogenia. En un primer momento se pensó en aneurismas cerebrales o en una epidemia de meningitis. Marineros de Lanzarote fallecían en pocas horas, al igual que decenas de campesinos en Galicia, pero ni el más avezado de los investigadores podía intuir relación alguna entre ambos episodios.

Fue la farmacéutica de Haría María Elisa Álvarez Obaya la que se percató de que todas las víctimas habían consumido alcohol en las horas previas a la aparición de los síntomas y que varias eran clientes habituales de un bar del pueblo. Tras analizar el contenido de botellas, garrafas y barriles, comprobó la presencia de altos contenidos de alcohol metílico en el aguardiente, por lo que tras comunicarlo a las autoridades competentes se prohibió la venta, en un primer momento en los bares de Haría y luego en el resto del país, impidiendo así un mayor número de víctimas.

El metílico es un alcohol no apto para el consumo humano destinado únicamente al uso industrial. La obra de Fernando Méndez recoge la verdad incómoda de un proceso donde hubo sentencia, pero no justicia, que hizo que esta historia permaneciese oculta durante décadas. Una tragedia que muchos han preferido olvidar. La investigación sobre el ‘Caso Metílico’, realizada por Fernando Méndez a lo largo de cinco años, ha sido reconocida con el ‘Premio Internacional de Investigación Periodística Ana María Agüero Melnyczuk’ (Argentina, 2013).

Durante la presentación del libro, el alcalde de Haría, Marci Acuña, agradeció a Fernando Méndez su presencia en el pueblo, destacando y valorando el trabajo realizado durante años, que ha permitido rescatar del olvido y dar a conocer uno de los sucesos más destacados de la historia social de este país y del pueblo de Haría.

Además, reconoció la labor investigadora realizada por la farmacéutica del pueblo María Elisa Álvarez Obaya, gracias a la cual se pudo detener el envenenamiento provocado por el consumo de aguardiente. Por ello, el alcalde anunció que quieren reconocer el trabajo de la boticaria en un acto público, que se realizará próximamente, en el que también se recordará a las víctimas inocentes de este desgraciado suceso, explican desde el Ayuntamiento norteño.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies