Lanzarote, de la periferia al centro

En este artículo de opinión, Borja Rubio, candidato por Lanzarote al Parlamento de Canarias por Somos Lanzarote-Nueva Canarias, critica la política e inversiones de Coalición Canaria en la isla de los volcanes durante los últimos años.

“El candidato de Coalición Canaria a la Presidencia del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, se refiere constantemente en sus intervenciones públicas a Lanzarote como “isla periférica”, denominación que conlleva de forma automática, por oposición, la existencia de un centro, y siendo en este caso no solo geográfico, sino también político. Así, para Clavijo y Coalición Canaria el pueblo de Lanzarote y La Graciosa somos los márgenes de una Canarias centralizada en dos cabezas: Gran Canaria y Tenerife.

Y digo que no solo es una referencia geográfica porque existen datos más que contrastados que aseveran que Lanzarote y  La Graciosa son el extrarradio de Canarias para Coalición Canaria.

Sin ir más lejos, los Presupuestos Autonómicos de este mismo año 2019 dejaron a Lanzarote en el último puesto entre las Islas No Capitalinas en inversión por habitante, con 497,71 euros. Lo realmente trágico es que, a pesar de este dato y de perjudicar a nuestra isla, cuatro de los parlamentarios que supuestamente representan al pueblo de Lanzarote votaron a favor del documento, anteponiendo la obediencia a sus mandatos de Madrid, Las Palmas o Santa Cruz a los intereses de Lanzarote y La Graciosa: los tres de Coalición Canaria: Migdalia Machín, Marciano Acuña y David de la Hoz, y la diputada del Partido Popular: Astrid Pérez.

Desgraciadamente, para Lanzarote y La Graciosa esta baja dotación presupuestaria en este año 2019 no es sino una constante desde que Coalición Canaria gobierna la Comunidad Autónoma. Y es que Lanzarote, y esto es un dato apabullante, es la Isla No Capitalina con menor inversión per cápita desde 2001 hasta  2018, con solo 356 euros de media por cada lanzaroteño, siendo maltratada en servicios básicos como la educación, las infraestructuras, el empleo y la sanidad.

Por tanto, hay muchas razones  para entender que Lanzarote tiene un papel, como dice Clavijo, “periférico”, casi accesorio, en el que asume el rol de convidado de piedra a un banquete en el que Gran Canaria y Tenerife se ponen las botas, y en el que de vez en cuando le toca sentarse en la mesa a alguna isla, como en esta legislatura a La Gomera, pero en el que siempre salimos perdiendo Lanzarote y La Graciosa.

Este sistema  es tremendamente perverso para los intereses de los lanzaroteños, y tiene que acabar. No podemos permitir que gobiernen los mismos para los mismos desde hace más de 25 años, ganen o pierdan las elecciones, y no debemos consentir que la apisonadora centralista de Coalición Canaria siga poniendo a Lanzarote en los márgenes de nuestra propia tierra: el Archipiélago Canario. Frente a la Canarias de Clavijo y Coalición en la que solo cabe Gran Canaria y Tenerife, nuestro proyecto para unas  islas más equilibradas, con poder distribuido de forma más ecuánime, y en el que Lanzarote y los lanzaroteños tengamos una voz lo suficientemente sólida y autónoma para pasar de recibir las migajas a obtener lo que nos merecemos. Lanzarote y La Graciosa no podemos seguir siendo la periferia de nada y de nadie.

(Por Borja Rubio, candidato por Lanzarote al Parlamento de Canarias por Somos Lanzarote-Nueva Canarias).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies