La UD Lanzarote tendrá que remontar la eliminatoria en tierras peninsulares

Javi Betancort y Ayoze tuvieron mucho trabajo también en la contención de la buena delantera visitante, sobre todo en la segunda mitad.

Los cambios introducidos en la segunda mitad y el apoyo en las gradas de la Ciudad Deportiva de más de 1.800 aficionados “rojillos”, fueron decisivos hoy domingo para que la UD Lanzarote igualara el choque que comenzó perdiendo ante el CP Villarrobledo, en el primer envite de su eliminatoria de ascenso a Segunda B.

Al final, el 1-1 que arrojó el marcador en este choque de ida deja abierto un doble enfrentamiento que se decidirá la próxima semana en tierras albaceteñas, cuando los lanzaroteños tengan que devolver visita el domingo (11:00 hora canaria) a los castellanos.

El primero de los goles del partido lo anotaba Aitor (0-1) en la recta final de la primera mitad, casi con el tiempo cumplido; y después de protagonizar los visitantes un buen arranque de encuentro, donde contó con ocasiones para adelantarse en el marcador con llegadas muy claras de Piojo o Fran.

Pero que tuvo que esperar a cuando la UD Lanzarote jugaba mejor para anotar el gol que los adelantaba, dejando un mal sabor en la hinchada local.

El CP Villarrobledo envió dos balones a los palos en la primera mitad, anotando su tanto ya cuando los primeros 45 minutos estaban casi cumplidos.

En la segunda mitad, los cambios introducidos por el técnico “rojillo”, Maxi Barrera, con las entradas de Gastón y Raúl, lograron añadir mordiente al conjunto lanzaroteño que comenzó a ganar las luchas individuales.

Esto, junto al cansancio de los rivales -poco acostumbrados al calor y al caucho en el verde- comenzó a dar más esperanza a la escuadra lanzaroteña que, finalmente, logró igualar la contienda en el último tercio de partido gracias en un gol de Trujillo (1-1), que fue muy discutido por los jugadores blancos pero que subió al marcador y supuso a la postre un bálsamo para mantener vivas las aspiraciones de ascenso de los isleños.

Los lanzaroteños contaron con el apoyo de casi 2.000 aficionados en las gradas.

El partido contó con ocasiones para ambos combinados durante los 90 minutos, si bien en la primera mitad los porteros contaron con mayor protagonismo; sobre todo Sasha en dos providenciales intervenciones.

Ya en la reanudación, la UD Lanzarote puso toda la carne en el asador y obligó a replegarse a los albaceteños, que jugaron claramente al contragolpe; y siempre con sensación de peligro.

También Alex Cruz, Gastón y Rosmen contaron con llegadas para haber adelantado antes a los locales.

El colegiado no gustó al respetable, mostrando un criterio en el reparto de tarjetas que no gustó a los locales. Tampoco gustó Ángel Luis Valesco al técnico vistante Manolo Martínez, quien aseguró al final del partido que el gol de Trujillo no debería haber subido al marcador por mano del delantero.

Por su parte Maxi Barrera dio como bueno el resultado, aunque reconoció que les dieron demasiadas facilidades al Villarrobledo en la primera mitad, algo que no puede repetirse en Albacete, comentaba. 

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies