La mujer que abortó espontáneamente en Tenerife siguió los consejos del 1-1-2

El Juzgado de guardia no va a practicar diligencias frente a la mujer que fue localizada por la Policía en la vía publica de Puerto de la Cruz (Tenerife) en la mañana del pasado martes 12 de junio con un feto en su regazo.

El atestado policial registrado esta mañana en el Juzgado de Guardia de Puerto de la Cruz adjunta una grabación que parece probar que la mujer, tras dar a luz por aborto espontáneo a un feto de entre 16 y 20 semanas y advertir que tenía apariencia de haber perdido la vida, telefoneó al 1-1-2.

Al otro lado de la línea, se escucha en la grabación, un técnico le dijo que, si ella no había sufrido una hemorragia que aconsejara su ingreso hospitalario,  o bien tiraba el cuerpo a la basura o lo envolvía en una manta y lo metía en la nevera y al día siguiente lo llevaba a un hospital.

El Juzgado de Guardia entiende que la mujer -una vecina de la isla de La Palma- actuó en todo momento conforme a las indicaciones del técnico que le cogió la llamada.

No obstante, el órgano encargado del caso no es el Juzgado que ahora está de guardia, sino otro órgano de instrucción, que tendrá la última palabra.

El médico ha sido apartado del servicio

Durante la mañana de este viernes, la Dirección del Servicio de Urgencias Canario (SUC) informaba a través de un comunicado que el médico encargado de asistir a la embarazada por teléfono, ha sido apartado de las funciones asistenciales.

Según el SUC, se le ha abierto un expediente informativo “con el fin de esclarecer los hechos y depurar responsabilidades a la mayor brevedad posible”.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies