La erupción del volcán en La Palma se muestra más estable en las últimas horas

El proceso eruptivo del volcán de La Palma está en estos momentos en una situación de estabilidad y con un ligero descenso de la sismicidad. Así lo han confirmado durante la tarde desde el Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (PEVOLCA) del Gobierno de Canarias.

En la actualidad existe una única colada que discurre fluidamente desde el cono hasta el mar. Además, se confirma la existencia de un túnel lávico que permite una conexión directa entre el centro emisor y el mar, lo que reduce las probabilidades de ensanche de esta colada.

En este sentido, el Director Técnico del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende, insistió en que hay que tomar con prudencia y dentro de la realidad cambiante del volcán, que mantiene una actividad efusiva y estromboliana que en estos momentos no permite prever el cese del episodio volcánico.

En cuanto a la pequeña parte de la colada que discurría en dirección al norte de la montaña de Todoque y el otro intento de crecimiento en la zona más pegada al Camino de la Gata, Morcuende destacó que ambos intentos se han paralizado, al menos por ahora. Igualmente, aclaró que no se ha observado cambios en la colada que apareció por el norte, con dos dedos, uno sobre la calle Paraíso y otro sobre la carretera LP-2, que están parados en los mismos puntos.

En relación a la sismicidad, la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, portavoz habitual del Comité Científico, explicó que en las últimas 24 horas ha disminuido el número de sismos y la magnitud máxima observada y que continúa localizándose a profundidades entre 10-15 kilómetros.

Quizá empeore la calidad del aire

Sobre la calidad del aire, Morcuende señaló que esta en los dos últimos días ha registrado parámetros buenos, aunque un cambio en la dirección del viento hace prever un empeoramiento de la situación.

Las partículas en suspensión pueden llegar a municipios como Santa Cruz de La Palma, Puntallana, Las Breñas y San Andrés y Sauces, por lo que recordó la necesidad de que la población adopte las medidas de autoprotección por las cenizas, como es el uso de mascarillas, a ser posible FFP2.

El Director Técnico también apuntó que los últimos datos registrados de emisión de dióxido de azufre en el penacho no permiten prever a corto plazo la finalización del evento, ya que está relacionada con la duración del proceso eruptivo.

93,4 hectáreas de cultivos afectados

Según las últimas mediciones, la superficie afectada por la erupción alcanza las 421,93 hectáreas, el perímetro se sitúa en 35,92 kilómetros y su anchura máxima es de 1.250 metros. Mientras, el delta lávico se acerca ya a las 38 hectáreas.

En cuanto a la superficie total de cultivos, dato del que se dispone por primera vez, Morcuende anunció que hay 93,4 hectáreas afectadas, principalmente plataneras (35,6 ha.), viñas (32,9 ha.) y aguacates (6,7 ha.). La última cifra de albergados en el Hotel de Fuencaliente es de 214 personas.

Así mismo, un dispositivo de seguridad continúa realizando el acompañamiento a los propietarios y regantes para la recogida de enseres, el riego de cultivos y la retirada de cenizas de los hogares, en función de las posibilidades, y fuera de la zona de exclusión.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies