Investigada por fraude una empresa de hidrocarburos con sede en Lanzarote

La Oficina de Análisis e Investigación Fiscal (ODAIFI) del Destacamento Fiscal de la Guardia Civil en el Puerto de la Luz y de Las Palmas, en Gran Canaria, ha finalizado recientemente la operación Nadoye, realizada conjuntamente con la Agencia Tributaria Canaria (ATC). En esta operación se ha destapado un presunto fraude en la importación y distribución de hidrocarburos en las islas.

El responsable laboral de la empresa investigada, con sede en Lanzarote, fue detenido en el marco de este operativo como presunto autor de sendos delitos de fraude contra la hacienda pública, de apropiación indebida y de competencia desleal. Las diligencias policiales las lleva el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Arrecife. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.

La investigación se inició en el marco de las funciones policiales de la Guardia Civil en los controles a la importación y distribución de hidrocarburos en el puerto grancanario, con la colaboración de la Agencia Tributaria Canaria (ATC).

En una de dichas inspecciones realizadas en agosto del año pasado, un agente de la Guardia Civil detectó la salida del recinto portuario citado de un camión cisterna con los paneles identificativos naranjas de ADR, que identifica el tipo y potencial de peligrosidad de la mercancía transportada, cuyo conductor anunció que iba cargado de gasoil.

Al serle requerido sin embargo el DUA (Documento Único Aduanero) necesario para la importación, observó que declaraba Fuel-oil, lo que contradecía su primera declaración y suponía una contradicción con lo transportado.

Casi 3 millones defraudados

La investigación se centró entonces en la empresa relacionada con dicho camión, con sede en la isla de Lanzarote, que se dedica a la importación y distribución de hidrocarburos en las islas.

De esta manera, el ODAIFI analizó toda la documentación fiscal de aquella desde el inicio de su actividad en julio del 2016, reuniendo indicios razonables para comprobar que, de manera continuada, presuntamente compraba productos derivados del petróleo -en su mayoría gasoil- en Portugal, y los importaba luego a Canarias, declarando en dicha importación “Fuel-oil”, que presenta un valor impositivo cuatro veces menor al del gasoil, aproximadamente 0.56 céntimos cada tonelada métrica, cuando el gasoil debe tributar 222 céntimos cada mil litros, tal y como señalan hoy desde la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas.

Una vez recopilada y analizada toda la documentación de los 4 años de actividad, y quedando acreditado según la Guardia Civil “un fraude de casi tres millones de euros“, los agentes dejaban las diligencias policiales en manos del Juzgado de Instrucción Nº 4 de Arrecife.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies