El PSOE desarrolla actividades en torno a la figura de Juan Negrín López

Juan NegrínEl PSOE lanzaroteño tiene previsto para este miércoles día 3 de febrero el inicio de un ciclo de actividades conmemorativas en torno a la figura de Juan Negrin López, socialista y último presidente de la II República, nacido en Las Palmas de Gran Canaria.

Para arrancar esta propuesta cultural y formativa, abierta a todas las personas interesadas y de acceso gratuito –apuntan desde la formación socialista- proyectarán un vídeo sobre su vida, en la sede de Valterra, a partir de las 19:30 horas.

Ya en fechas posteriores irán desgranando la oferta de actos vinculada a Negrín a través de su Fundación, que se encuentra en Gran Canaria y despliega actividades en toda la región.

El ciclo ha sido organizado por las secretarías de Movimientos Sociales y Organización de la local de Arrecife y la secretaría de Cultura de la Ejecutiva insular.

Ciencia y política

Científico y político español (Las Palmas de Gran Canaria, 1892 – París, 1952). Procedente de una familia de comerciantes canarios acomodados, estudió Medicina en la Universidad de Leipzig (Alemania). Desde 1922 fue catedrático de Fisiología en la Universidad de Madrid. Su procedencia de un ambiente conservador y su gran fortuna personal no impidieron que durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-30) ingresara en el Partido Socialista (PSOE), en el que se alineó políticamente con Indalecio Prieto.

Tras el advenimiento de la Segunda República (1931) sería elegido diputado de sus tres legislaturas, siempre representando a las islas Canarias. Aunque no tenía mucho peso político en el partido, cuando estalló la Guerra Civil (1936-39) fue nombrado ministro de Hacienda en el gobierno presidido por Largo Caballero. Se ocupó de organizar la economía de guerra del bando republicano y de negociar la prestación de ayuda económica y armamentística por parte de la Unión Soviética (para lo cual hubo de entregar a la URSS las reservas de oro del Banco de España).

Ya entonces destacó por su insistencia en que la República tratara de atraerse el apoyo de las potencias occidentales mostrándose como un régimen liberal-democrático reformista y moderado; para ello se esforzó por poner coto a los asesinatos políticos y a los excesos de la represión en la retaguardia, mostrándose como un escrupuloso defensor del respeto a la legalidad.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies